Más de 2.500 residentes de Ashdod, ciudad situada al sur de Israel, se manifestaron el sábado último pasado frente a la Municipalidad, para elevar sus voces en contra de la coerción religiosa que impone el cierre de los comercios el día sábado (Shabat).

La manifestación se produce después de que la Knéset aprobara una ley que otorga al Ministro del Interior la facultad de anular los estatutos de una ciudad que permita a los mini mercados abrir en shabat, los oponentes a la legislación repudiaron el decreto religioso.

Coincidiendo con esta ley, los funcionarios de la municipalidad de Ashdod intensificaron la aplicación de un reglamento que impide a los comercios abrir los sábados. Durante la protesta los manifestantes acusaron al municipio de discriminar a los residentes seculares y participar de la coerción religiosa.

La ciudad tiene un gran número de residentes de la antigua Unión Soviética, ha visto aumentada la población ultraortodoxa de la ciudad en los últimos años, lo que ha generado tensiones políticas entre los grupos por cuestiones relacionadas con la observancia religiosa.

Yair Lapid, cuyo partido Yesh Atid lleva mucho tiempo haciendo campaña contra la influencia religiosa en la esfera pública, concurrió a la manifestación en una muestra de apoyo y pidió que se prohibiera la ley de mini mercados. Durante su elocución expresó: “la coacción ultraortodoxa no puede gobernar el Estado de Israel”. Lapid prometió también cancelar la ley si su partido gana las próximas elecciones.

Por la mañana del día sábado, el ministro de Defensa, Avigdor Liberman, visitó el shopping abierto de Ashdod, su partido Israel Beitenu, cuyos partidarios incluyen un gran número de israelíes seculares de la ex Unión Soviética, se opuso a la ley de mini mercados, a pesar de estar en la coalición. Liberman manifestó que “aquellos que creen que esta ley no cambiará nada están equivocados y se engañan a sí mismos, esta ley creará una división aún mayor en la nación, así como respeto a aquellos que van a la sinagoga en shabat, espero que ellos respeten a quienes van a comprar café”.

Aurora

2 Comentarios

  1. Bs”D No sé de qué se quejan ahora, viví en Ashdod los primeros meses de mi aliá (en poco más 2 años), y toda la ciudad cierra. Está llena de Batei Knesiot que no son de ultraortodoxos, (quitando las shjunot jaredim). Solo Tib Tan abre en Shabat, y algún kiosko a las perdidas. Lo que veo es a la izquierda inútil como siempre queriendo imponer su régimen totalitario del “vale todo y te atropello”

  2. Hay tantos lugares del mundo para poner un kiosco y expender café en Shabat y se toman un avion hasta Israel para ser los pioneros de los kioskeros en hacer el negocio más productivo del mundo y cumplir con el sueño de hacerse millonario vendiendo café en Shabat en Israel a 8 shekel por vaso.

    Hay 2500 que piden a gritos quiero tomar café en Shabat entre todos los kioskos hicieron una caja de 20000 shekel en café con una ganancia de 13000, repartido entre todos los negocios.

Deje una respuesta