El Senado de Irlanda pospuso la votación de un proyecto de ley que de ser aprobado permitiría la aplicación de penas de cárcel para quienes importen o vendan productos de los asentamientos. El aplazamiento se produjo poco después de que el primer ministro, Biniamín Netanyahu, criticara duramente la propuesta de ley.

El Gobierno de Belfast se opuso a la aprobación del Proyecto 2018 de Ley Control de Actividad Económica (Territorios Ocupados); pero prometió que lo revisará y posiblemente lo apoye en el receso de verano del Parlamento, si no se registran avances significativos en el proceso de paz israelí-palestino.

Por el momento, no es claro si el proyecto de ley será sometido nuevamente a votación ni cuándo.

La propuesta legislativa, promovida por el senador independiente Frances Blac, define como delito “la importación o el intento de importación de productos de los asentamientos”.

Asimismo, aquellos que “asistan a otra persona a importar o intentar importar productos de los asentamientos” serán pasibles de una condena de hasta cinco años de prisión, si se aprueba la ley.

A pesar de que fue aprobado en una instancia del proceso legislativo; el proyecto aún debe superar varios obstáculos antes de convertirse en ley.

Minutos antes de que el Senado irlandés discutiera la moción, el primer ministro, Biniamín Netanyahu,  condenó el proyecto de ley indicando que su objetivo es apoyar al movimiento de Boicot, Desinversión  y Sanciones (BDS) y dañar al Estado de Israel.

“La iniciativa ofrece apoyo a quienes buscan boicotear a Israel y contraviene completamente los principios que guían el libre comercio y la justicia”, anunció la Oficina del Primer Ministro.

Netanyahu también ordenó al Ministerio del Exteriores convocar a la embajadora irlandesa en Israel, Alison Kelly.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta