El presidente de Polonia, Andrzej Duda ratificó el martes la ratificación de la ley aprobada por el Senado que permite penar con cárcel por el uso del término “campo de concentración polacos” o acusar de complicidad del Holocausto. Cuando surgió este proyecto de ley tanto Israel como Estados Unidos expresaron críticas y pidieron por la modificación del texto.

El presidente anunció que enviará la ley al Tribunal Constitucional para que analice si su contenido vulnera la libertad de expresión, como anunciaron las autoridades israelíes. Para el gobierno de Israel este proyecto de ley complicará la investigación de historiadores y lo que publique en los medios de comunicación con respecto a la temática de la Shoá.

“Polonia fue atacada y ocupada durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que está fuera de dudas que los polacos no fueron de ningún modo responsables del Holocausto”, aseveró Duda y recordó que durante el Holocausto murieron “seis millones de polacos, la mitad eran judíos”.

Los principales partidos de la oposición polaco criticaron al decisión de la máxima autoridad polaca, ya que con su sola firma, entra en vigencia la ley, y además, la consideraron un “error diplomático” que abrirá una posible crisis con el Estado israelí.

Desde que el proyecto fue aprobado por el Parlamento, Israel ha rechazado una iniciativa que cree que puede difuminar la complicidad, directa o indirecta, de sectores de la sociedad polaca en los crímenes contra los judíos. “Israel continúa en comunicación con las autoridades polacas y ha expresado sus reservas en relación a la ley”, señaló hoy en un comunicado la portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores de ese país. “Esperamos que durante el plazo asignado hasta que las deliberaciones del Tribunal Constitucional hayan concluido, podremos acordar cambios y correcciones”, añadió.

Fuente: La Vanguardia

Sin comentarios

Deje una respuesta