Con graffitis que expresaban “Fuera de nuestra Tierra” y “Pigs (chanchos) ciudadanos españoles y turistas difundieron las fotos de estas pintadas antisemitas a través de las redes sociales.

La antigua sinagoga del call medieval de Barcelona, que no funciona como lugar de culto en la actualidad, pero es visitado por turistas y ciudadanos por su bellísima arquitectura. Según el medio La Vanguardia, este tipo de actos vandálico es poco común, y hasta el momento, ninguna organización reivindicó las pintadas.

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, condenó el ataque antisemita e inmediatamente mandó a pintar el muro y la entrada del ingreso a la sinagoga. Además, le ha ofrecido el apoyo a la comunidad judía española para que denuncie el caso a la Fiscalía como un delito de odio a través de la Oficina para la no discriminación. Por último, Pisarello aseveró: “Barcelona es una ciudad orgullosamente diversa que no permitirá estos actos intolerables”.

Sin comentarios

Deje una respuesta