En medio de los esfuerzos de la coalición gobernante por extender la soberanía israelí a los asentamientos judíos, el presidente Reuven Rivlin expresó el lunes su apoyo a la anexión de Cisjordania, pero sostuvo que los palestinos que viven en esas áreas tendrán que recibir ciudadanía y derechos plenos,como cualquier otro ciudadano de Israel”.

“Todos deben saber que cuando extendamos la soberanía a todo Israel, todos sus habitantes se convierten en ciudadanos del Estado. Como Reuven Rivlin, nací con la creencia de que la Tierra de Israel es enteramente nuestra. Estoy a favor de extender la soberanía, a condición de la igualdad de derechos para todos los residentes del área,” manifestó el presidente de Israel en la Conferencia de Jerusalén, organizada por el grupo de derecha B’Sheva.

Respondiendo a la pregunta del Canal 2 de por qué gran parte del público cree que es izquierdista, Rivlin dijo: “Toda mi vida, he estado en el lado correcto, como dirías en inglés. Siempre he defendido mis valores, incluso cuando soy criticado por la derecha. Creo que al ser elegido como presidente, debo dejar en claro que no hay contradicción entre Israel como un Estado judío y democrático”.

“Lo repito una y otra vez…nos estamos convirtiendo en personas que sólo creen en sus creencias individuales y no tienen idea de lo que piensa el otro”, afirmó Rivlin.

Luego, aseveró: “Probablemente la gente piense que fui elegido para proporcionarles sólo lo que quieren. Pero fui electo por la Knesset, que integra a judíos y árabes, de izquierda y derecha, y debo asegurarme de que hablemos uno con el otro, de que exista un diálogo. Debemos saber que hay personas que piensan diferente. Siempre tuve claro que no todos los que no piensan como yo están en mi contra”.

A pregunta expresa sobre su apoyo a la izquierda, el presidente israelí contestó: “Me preocupa cuando el periódico Haaretz me alaba y empiezo a cuestionar mis acciones”. Sin embargo, Rivlin subrayó que no cambiará de opinión y acusó a “otros” de hacerlo.

En cuanto a la tensión con el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, dijo: “Él es el primer ministro y yo soy el presidente. Él hace su trabajo y yo hago el mío. Obviamente, no es mi amigo”.

“Sin embargo, siempre que viajo a cualquier parte del mundo, ya sea a Rusia o a cualquier otro país, le pido su consejo”, agregó.

 

Vía Arutz Sheva / Times of Israel / Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta