Jordania se ha comprometido a implementar el Proyecto de Transporte Marítimo del Mar Rojo y el Mar Muerto a pesar de las reiteradas señales israelíes de que se estaba retirando del plan regional.

“Está claro que Israel ya no está interesado en el Proyecto Mar Rojo-Mar Muerto, dado que repetidas noticias arrojan dudas sobre su necesidad, factibilidad y agenda“, dijo la fuente, que habló bajo la condición del anonimato, a The Jordan Times.

El funcionario advirtió que la retirada del proyecto sugerida con frecuencia por Israel y la creación deliberada de obstáculos para retener el proyecto “solo puede dañar la estabilidad regional“.

“Estamos listos para seguir adelante con el proyecto, pero Israel lo ha estado obstaculizando repetidamente por algún tiempo, y esto está interrumpiendo la cooperación regional y socavando las más mínimas oportunidades de paz en el Medio Oriente“, señaló la fuente.

Un reciente artículo de opinión en The Jerusalem Post sugirió que el proyecto tenía una agenda política partidista, cuestionando la necesidad de Israel para el proyecto.

En el artículo, el escritor dijo que Israel ya había construido varias plantas de desalinización, y una adicional en Jordania era “innecesaria”, enfatizando que, si Jordania quería su propia planta de desalinización, Israel “no debería tener que pagarla“.

En noviembre del año pasado, los informes de los medios israelíes afirmaron que Israel había dicho a Jordania que un acuerdo conjunto para la construcción de un oleoducto que transfiriera agua desde el Mar Rojo al Mar Muerto no continuaría hasta que Israel pueda reabrir su embajada en Amman.

Una fuente gubernamental de alto nivel contactada por The Jordan Times, sin embargo, dijo que Jordania continuaría con el proyecto Mar Rojo-Mar Muerto “con o sin Israel“.

Jordania firmó un memorando de entendimiento (MoU) con Israel y la Autoridad Palestina en diciembre de 2013 para implementar la primera fase del proyecto.

En la primera fase, se bombearían un total de 300 millones de metros cúbicos (mcm) de agua cada año. Eventualmente, se transferirán hasta 2.000 millones de metros cúbicos de agua de mar desde el Mar Rojo al Mar Muerto anualmente, según el Ministerio de Agua e Irrigación.

Un total de 85-100mcm de agua se desalinizará cada año, mientras que el agua de mar se bombeará desde una toma localizada en el norte del Golfo de Aqaba.

Además, se ampliará un transportador para transferir agua desalinizada y se instalará una tubería para verter la salmuera en el Mar Muerto a fin de detener su constante disminución, estimada en un metro cada año.

El Reino recibirá 50 millones de metros cúbicos adicionales de agua del embalse del Lago Tiberíades anualmente para ser agregados a su parte de la estación de desalinización para proporcionar agua a Aqaba, según el ministerio.

Los componentes principales del proyecto Mar Rojo-Mar Muerto incluirán una estructura de toma de agua de mar; una estación de bombeo de admisión; una tubería de agua de mar; una planta de desalinización con una capacidad de 65-85 mcm por año; una tubería de transporte de salmuera de desalinización; dos estaciones de bombeo elevadas; plantas hidroeléctricas; y las instalaciones de descarga en el Mar Muerto.

Según el MoU firmado, la Autoridad Palestina recibirá 30 millones de metros cúbicos de agua dulce para cubrir su déficit hídrico, mientras que Israel comprará su parte de 50 millones de metros cúbicos de agua desalinizada del proyecto a un precio razonable y venderá la misma cantidad de agua a Jordania en el norte del Valle del Jordán. a un costo de JD0.27 por metro cúbico.

 

Vía The Jerusalem Post / Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta