En la Conferencia de Jerusalén organizada por Besheva, Shaked dijo que Israel debe actuar de acuerdo con sus propios intereses. “Begin no sostuvo conversaciones con la Casa Blanca sobre la soberanía israelí en el Golán. Simplemente la aplicó. Está claro que todos los países del mundo, incluido Estados Unidos, no aceptarán la extensión de la soberanía fácilmente”.

Shaked insistió en que el discurso sobre la soberanía debe llevarse a cabo en público. “Incluso si la ley no se aprueba en las próximas semanas, es importante que el tema siga sobre la mesa. Si en el pasado sólo se discutía en Habait Hayehudi, ahora vemos que también es relevante en el Likud”. Estamos animando a la gente a la idea de la soberanía en Judea y Samaria, y hoy la prensa aborda el tema de otra manera”.

En su opinión, el mundo debe comprender que la soberanía está en camino. “Necesitamos ver cómo se promueven los diversos intereses del Estado. Repito que la comunidad internacional debe saber que aplicaremos la soberanía, aunque lleve tiempo”.

A pregunta expresa de qué pasaría si los estadounidenses se opusieran al proceso de la soberanía, Shaked respondió: “Nadie se engaña a sí mismo pensando que nos aplaudirán por el movimiento”.

Fuente: Arutz Sheva / Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta