El Tribunal Oral Federal N° 2 integrado por los jueces Jorge Gorini, Néstos Costabel y Karina Perrilli leyeron un escrito en la audiencia que se está llevando adelante por el juicio por irregularidades del Atentado a la AMIA en el decidieron apartar al abogado de la querella del Estado, Dr. José Console, por “incompatibilidades para ejercer la profesión de abogado” al integrar el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires. Pese al apartamiento, los jueces decidieron no anular el alegato en el que se decidió no pedir penas para los fiscales Eamon Müllen y  José Barbaccia.

La audiencia que comenzó a las 9:30hs, los jueces que llevan adelante el juicio por encubrimiento, leyeron la decisión que tomaron por el papel que desempeñó el Dr. Console, como abogado querellante del Estado, y que desató una polémica debido a que expuso las grietas y las diferencias, entre la Unidad Fiscal AMIA a cargo de Mario Cimadevilla y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que lidera el ministro, Germán Garavano, con respecto a la línea que debía tomar el Estado, como querellante en este juicio.

Para los jueces Gorini y Costabel señalaron que Console como funcionario del Consejo de la Magistratura “presenta incompatibilidades para ejercer la profesión como abogado: “Su cargo es incompatible con el que ocupa en este juicio”, afirmaron los jueces en el escrito que leyeron antes de continuar con los alegatos. Por eso lo apartaron y decidieron que se analice su conducta. Sin embargo, decidieron no anular el alegato, ya que cuando se realizó el mismo estaba presente otro abogado del Ministerio de Justicia que le dio validez.

Por su parte, la jueza Perrilli en disidencia con sus colegas votó en favor de apartar al abogado, pero no se opuso a que su conducta sea evaluada por CPACF. Console hoy no se presentó en el juicio y lo informó a través de un escrito que presentó ante el tribunal.

Console es abogado de la Unidad AMIA y fue designado por el titular del área, el ex senador radical Mario Cimadevilla, hoy enfrentado con el ministro Garavano. Enojada por la estrategia adoptada, de la querella del caso se retiró Mariana Stilman, abogada de confianza de Carrió. También fueron apartados otros abogados que intervenían en el juicio.

“La dimisión de Stilman se produjo luego de la sorpresiva intervención del ministro en el trabajo de la querella del Estado en la causa de encubrimiento del atentado a la AMIA”, sostuvo la Coalición Cívica en un comunicado.

La polémica se generó porque Console en su alegato pidió la absolución de Müllen y Barbaccia por considerar que no había pruebas. Otros abogados de la querella entendían que había elementos para acusar a los fiscales. La Fiscalía del caso pidió para ambos penas de ocho años de prisión.

Tras la lectura de esta decisión, se continuó con los alegatos que se venían llevando adelante en este caso es el turno de los ex policías bonaerenses.

Fuente: Infobae.com

Sin comentarios

Deje una respuesta