Ocurrió en Lyon, ciudad de Francia. Una bebé de 14 meses, hija de un rabino, fue quemada con ácido. Según sus padres, un hombre todavía no identificado colocó un solvente en el cochecito, que estaba guardado en el hall de un edificio.

Tras pasearla una hora, el rabino notó que a su hija le pasaba algo. La pequeña sufrió quemaduras en su espalda y piernas, pero se encuentra fuera de peligro. Sospechan que el atacante podría haber sido un vecino de la familia.

La policía ya está investigando el caso pero sabe que no se trató de un accidente

Así quedó el cochecito

Sin comentarios

Deje una respuesta