El Gobierno tiene previsto aprobar en el Consejo de Ministros del viernes un decreto para ampliar un año el periodo por el que los sefardíes pueden solicitar la nacionalidad española, según ha avanzado este lunes la secretaria de Estado de Justicia, Carmen Sánchez-Cortés, y han confirmado fuentes del ministerio. Originalmente estaba previsto que el plazo para pedir el DNI español terminara el 1 de octubre de 2018. Ahora lo hará en ese mes de 2019. Más de 6.200 personas han logrado el pasaporte de España gracias a la aprobación en 2015 de la ley de concesión de la nacionalidad española a los sefardíes, que fue presentada como una reparación histórica a los judíos expulsados de Sefarad (España) hace más de 500 años.

“Para favorecer al máximo la posible concesión de la nacionalidad española, el Gobierno estableció la posibilidad, que parece que va a tomar forma, de prorrogar por un año más el plazo, e incluso de ampliar ese plazo por razones excepcionales, humanitarias”, ha dicho Sánchez-Cortés durante una comparecencia en la comisión de Justicia del Senado. Fuentes ministeriales han confirmado posteriormente a este diario que esa opción cristalizará el viernes en la ampliación del plazo de solicitud hasta octubre de 2019.

Según ha enumerado Sánchez-Cortés, la mayoría de los solicitantes proceden de Israel, México, Colombia, Turquía o Venezuela. Así, entre 2016 y 2017 prosperaron 1.708 de las más de 4.000 peticiones recibidas. A estas concesiones de nacionalidad española hay que sumar las 4.302 que se otorgaron por el Real Decreto de 2 de octubre de 2015; y las 220 a los que se dieron por el Real Decreto de 5 de agosto de 2016, cuyos expedientes estaban en distintas fases de tramitación cuando entró en vigor la norma.

Por nacionalidad de origen, en 2016 la mayoría de solicitantes de la nacionalidad española eran de Israel (96), Venezuela (75) y Colombia (60). Mientras, en el año 2017, los tres primeros puestos los ocuparon solicitantes de nacionalidad venezolana (254), israelí (202) y mexicana (146).

Atendiendo a la franja de edad, en 2016 los solicitantes de entre 18 y 44 años procedían en su mayoría de Israel (40), de Venezuela (36) y de Brasil (22). En 2017, las nacionalidades predominantes fueron Venezuela (113), Israel (75) y México (71).

Además de acreditar su condición de sefardíes, los solicitantes deben superar una prueba de evaluación de conocimientos de Lengua, Cultura y Costumbres Españolas, gestionada por el Instituto Cervantes. La ley de 2015 ya preveía que los residentes en países de habla hispana estén exentos de esta prueba de idioma. Sin embargo, y con el objetivo de facilitar la tramitación, esa excepción se ha extendido finalmente también a los mayores de 70 años.

Fuente: El País de España

Sin comentarios

Deje una respuesta