El embajador de Suiza, Hanspeter Mock dialogó en exclusiva con la Cadena Judía de Información Vis a Vis haciendo un balance de lo que fue la presidencia de su país en la International Holocaust Remembrance Aliance (IHRA), y que en Argentina, llevaron adelante la exposición del Justo entre las Naciones, Carl Lutz.

Finalizado el acto simbólico de traspaso de la presidencia a Italia, Mock aseveró: “Yo tenía una ilusión que era tratar de hacer algo que le diera visibilidad a la presidencia Suiza, pero sin tratar de distorsionar las cosas a favor. No fue fácil buscar una idea hasta que un amigo que tengo en Cancillería me informó que existía la exposición de Carl Lutz, pero que solo estaba en húngaro y en alemán, y además, había que hablar con la hija adoptiva por el tema de los derechos. De esa conversación surgió el proyecto y el resultado superó mis expectativas por que conocimos en Agnes Hirschi: una persona abierta, dispuesta y que coopero en todo momento. Gracias a buenas voluntades pudimos traducir la exposición al castellano. Lo que sí destacó es que en la Argentina el recibimiento fue excelente, a tal punto, que en este país hay dos placas de Carl Lutz y le van a hacer su busto en La Plata. Ni siquiera en Suiza hay tanto reconocimiento para él; creo que se lo merece por que a caído en el olvido durante muchos años”. 

Con relación a lo que aprendió durante todo el 2017 con respecto a la temática el diplomático suizo enfatizó: “Yo aprendí, primero, que es muy impresionante la labor de personas que con mucha honestidad y sin ponerse por delante, pero siguiendo los dictados de su conciencia, supo ir más allá de lo que dicta un reglamento o una ley y puso lo humano primero. Lutz, en ese sentido, es un gran ejemplo para los diplomáticos, primero, pero también para la sociedad en general”. 

Sin comentarios

Deje una respuesta