Raúl Gutierrez Sánchez es un yihadista cubano que se encontraba en Bogotá, Colombia, fabricando una bomba casera para atentar contra una zona de restaurantes que es frecuentada por los diplomáticos de la embajada de los Estados Unidos en ese país, y luego, tenía planeado venir a la Argentina para producir otro atentado.

Por medio de una investigación que estaba llevando adelante la Dirección de Investigación Criminal e Interpol por informes que le habían proveído la Policía de España pudieron detener a este hombre que había sido captado por el Estado Islámico. La Fiscalía pudo comprobar que a través de su celular recibía órdenes por Internet para construir el artefacto explosivo que sería utilizado para atentar en esta zona de Bogota. Además desde la Fiscalía aseguraron que recibió 904 dólares para comprar los componentes para la fabricación casera de un artefacto explosivo.

En las conversaciones que fueron hackeadas se detectó que el 29 de enero al 13 de marzo de este año, el yihadista habló con una persona identificada como Francisco Quintana, que vive en Argentina, y que no tendría ningún contacto con Colombia. Según determinó la fuerzas de seguridad especializadas, este yhadista cubano se encontraba en un proceso progresivo de radicalización: transformó su aspecto físico en los últimos meses y que había comenzado a utilizar vestimenta de miliciano radicalizado.

Fuente: El Tiempo e Infobae.com

 

 

Sin comentarios

Deje una respuesta