El juez federal Sergio Torres procesó al diputado nacional kirchnerista Leopoldo Moreau por el delito de “incitación a la discriminación” debido a que señaló al diputado nacional macrista Waldo Wolff como “agente del Mossad”.

El episodio había ocurrido el 2 de noviembre pasado, en el programa de Gustavo Sylvestre en C5N. Cuando opinaba sobre la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman y el memorándum firmado con Irán, Moreau expresó que “están trabajando Wolff y otros agentes del Mossad” en el país.

Wolff lo denunció y el caso quedó en manos del juez Torres quien, según publicó el Centro de Información Judicial (CIJ), procesó a Moreau.

El juez le imputó a Moreau “haber incurrido en un acto de carácter público con que se alentara o incitara a la persecución u odio de los miembros de la comunidad judía argentina, y en lo específico, del diputado Waldo Wolff, a causa de sus creencias religiosas”.

Cuando se presentó a indagatoria, Moreau se amparó en sus fueros y advirtió: “Este acto no puede continuar, porque se está violando el artículo 68 de la Constitución Nacional que impide que un legislador sea interrogado judicialmente por sus opiniones”.

En el procesamiento el magistrado explicó que “la inmunidad mencionada no prosperará en el presente caso” y enumeró las razones: “1) no hay una conexidad entre los dichos de Leopoldo Moreau y su tarea como Diputado de la Nación; 2) las manifestaciones de Leopoldo Moreau no fueron una opinión o un discurso; 3) el artículo 68 de la carta magna debe compatibilizarse con los tratados internacionales de derechos humanos con jerarquía constitucional; 4) los funcionarios no pueden ampararse en el artículo 68 de la Constitución Nacional para cometer delitos a través de sus declaraciones; 5) en la presente causa no se solicitó el desafuero de Moreau en los términos del artículo 5º de la ley 25.230, sino que se lo citó a ejercer su derecho de defensa”.

Torres agregó que “Por otra parte, aún si hubiese asumido, sus dichos no guardaban relación alguna con una función legislativa, ya que no se estaba haciendo referencia a ninguna cuestión parlamentaria, como lo sería en el tratamiento de una ley o en su caso, con la necesidad de legislar sobre algún tema en particular”.

Para el juez  Moreau llama agente del Mossad a Waldo Wolff, “sin dar ningún argumento que sostenga sus dichos, más allá del mero hecho de practicar la religión judía”.

Torres, quien embargó a Moreau por $15.000, explicó que “si bien el artículo 68 de la Constitución Nacional establece que ninguno de los miembros del Congreso puede ser acusado, interrogado judicialmente, ni molestado por las opiniones o discursos que emita desempeñando su mandato de legislador, esto debe compatibilizarse con las demás normas de la Constitución”.

“Permitir que un legislador se ampare en una inmunidad para cometer actos discriminatorios, no sólo dejaría sin efecto otras normas de igual jerarquía, sino que también haría que el Estado Argentino sea pasible de incurrir en responsabilidad internacional por no cumplir con los tratados suscriptos”, expresó.

Torres sostuvo que “los funcionarios públicos no pueden ampararse en una normativa constitucional para cometer delitos por medio de sus expresiones, sino que sus cargos les exigen tener un mayor sentido ético que cualquier persona que se diserte en los medios.

 

Vía Infobae

Sin comentarios

Deje una respuesta