“No se puede ignorar la colaboración de polacos con los nazis durante el Holocausto”, dijo el presidente de Israel, Reuven Rivlin, a su homólogo polaco, Andzrej Duda, en una reunión previa a su participación en Marcha de la Vida, un recorrido de tres kilómetros desde Auschwitz a Birkenau en la que tomaron parte cerca de 20.000 personas.

La marcha de este año se realiza varias semanas después de que Polonia aprobara una legislación controvertida que penaliza acusaciones de complicidad polaca en el Holocausto. El proyecto de ley aún espera la aprobación final del Tribunal Constitucional de Polonia.

“No en vano, describimos los campos de exterminio como los campos de nazis y sus ayudantes”, dijo Rivlin. “No hay duda de que muchos polacos lucharon contra el régimen nazi, pero no podemos negar el hecho de que Polonia y los polacos apoyaron la aniquilación de los judíos durante el Holocausto”, destacó.

Rivlin instó a elaborar un “estudio exhaustivo y sin restricciones de los acontecimientos y procesos durante el Holocausto”. El presidente de Israel dijo además que “los estadistas deben modelar el futuro, y los historiadores tienen el deber de describir el pasado. Uno no debe involucrarse en el terreno del otro”.

“Se ha suscitado una controversia en torno a la ley, pero quiero reiterar que el parlamento polaco no tiene la intención de evitar que los sobrevivientes den su testimonio. Yo, como presidente de Polonia, deseo defender la historia – incluyendo sus partes difíciles”, respondió Duda.

Señaló que algunos polacos se “comportaron de manera inaceptable” durante el Holocausto y enfatizó que “no teme hablar de eso”. Sin embargo, dijo, “no existía un odio sistemático hacia los judíos, porque ellos mismos eran ciudadanos de Polonia”.

Duda, cuya esposa tiene un padre judío, destacó además que el objetivo de la legislación en disputa no es “bloquear el testimonio” sobre el Holocausto.

“Todo lo contrario”, agregó. “Queremos defender la verdad histórica. Como presidente polaco, deseo defender esta verdad con todo mi poder, incluidos los elementos que son difíciles para los polacos”.

El presidente polaco también señaló en una conferencia de prensa conjunta antes de la marcha que su presencia y la de Rivlin aquí “envía un mensaje al mundo: nunca más antisemitismo, nunca más genocidio, nunca más Holocausto”.

En la marcha de este año participaron también altos funcionarios de seguridad israelíes, incluyendo el jefe del Estado Mayor de las FDI, Gadi Eisenkot, el jefe de policía Roni Alsheich y los directores de los servicios de seguridad del Shin Bet y el Mossad.

El recorrido de Auschwitz a los restos de los crematorios en el campamento cercano de Birkenau se realiza desde 1988 con la participación de jóvenes judíos, polacos y ancianos sobrevivientes para recordar a los seis millones de judíos asesinados en el Holocausto, incluyendo 1.5 millones que perecieron en las cámaras de gas de Auschwitz-Birkenau.

 

Vía Haaretz / Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta