Estados Unidos, Reino Unido y Francia lanzaron una ofensiva conjunta contra posiciones de Bashar al Assad como represalia por un presunto ataque químico del que culpan al Gobierno sirio.

“Hace un momento, he ordenado a las Fuerzas Armadas de EE.UU. lanzar ataques de precisión contra objetivos asociados a las capacidades de armamento químico del dictador sirio, Bashar al Assad”, dijo el presidente estadounidense, Donald Trump, en una comparecencia desde la Casa Blanca.

“Una operación conjunta con las fuerzas armadas de Francia y el Reino Unido está en marcha en estos momentos”, dijo.

Washington y sus aliados europeos perpetraron tres ataques en los que destruyeron instalaciones asociadas al programa de armamento químico de Damasco a través de ataques aéreos y de misiles proyectados desde buques en el Mediterráneo de los tres países.

Fue un ataque “único”, según el Pentágono, para disuadir a Al Assad de utilizar armas químicas en el futuro.

El primer ataque tuvo como objetivo un centro de investigación científica ubicado cerca de Damasco y utilizado, según Washington, para “la investigación, desarrollo, producción y pruebas de armas químicas y biológicas”.

En un segundo ataque de EE.UU. y sus aliados quedó destruido un depósito de armas químicas ubicado al oeste de Homs en el que el Gobierno de Al Assad almacenaba sus principales reservas de gas sarín, una de las sustancias utilizadas en los presuntos ataques químicos.

Finalmente, el tercer objetivo de las potencias occidentales fue otro almacén con armas químicas y un importante centro de comandancia ubicados cerca del segundo objetivo, al oeste de Homs.

Los detalles de la ofensiva los ofreció el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., general Joseph Dunford, quien dijo que los objetivos fueron seleccionados, además de por su relación con el programa de armas químicas, para “minimizar el riego para civiles inocentes”.

Por su parte, el jefe del Pentágono, James Mattis, aseguró que no “más ataques previstos” contra Al Assad.

Sin embargo, tanto Mattis como Trump alertaron a Al Assad que EE.UU. está preparada para seguir atacando si persiste en su presunto uso de armas químicas.

Estados Unidos ya había atacado una vez a Al Assad por el presunto uso de armas químicas, fue el 7 de abril de 2017, actuó en solitario y aseguró haber destruido el 20 % de la flota militar aérea de Siria.

En esa ocasión, Washington notificó con antelación del ataque a Rusia, que tiene tropas que combaten junto a las fuerzas gubernamentales sirias.

Esta vez, sin embargo, Estados Unidos no tuvo comunicación con Moscú y Trump, de hecho, culpó a Rusia, en parte, de la ofensiva aliada de hoy y le instó a que abandone su apoyo a Al Assad, un mensaje que también trasladó a Teherán.

“En 2013, el presidente (Vladimir) Putin y su Gobierno prometieron al mundo eliminar las armas químicas de Siria. El reciente ataque de Al Assad -y la respuesta- son resultado directo del fracaso de Rusia en mantener su promesa”, dijo Trump.

“Rusia -añadió Trump- debe decidir si seguirá por este oscuro camino o si se unirá a las naciones civilizadas como una fuerza de paz y estabilidad”.

El embajador ruso en Washington, Anatoli Antónov, advirtió que el ataque lanzado contra Siria “no se quedará sin consecuencias”, mientras que la portavoz del Ministerio de Exteriores, María Zajárova, denunció que los medios occidentales que propagaron informaciones sobre el supuesto ataque con armas químicas deben entender su responsabilidad” en el ataque contra Siria. EFE

Sin comentarios

Deje una respuesta