Los líderes árabes que integran la Liga Árabe criticaron al régimen iraní por su intervención en la región y culparon al dictador Bashar Al Assad por la violencia duradera en Siria.

Durante la apertura de la XXIX cumbre dela Liga Árabe celebrada en Arabia Saudita apenas 24 horas después de que Estados Unidos, Francia y el Reino Unidos atacaron bases del régimen sirio. Por su parte, el rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdelaziz acusó a Irán de “ser una amenaza a la seguridad nacional árabe” por inmiscuirse en los asuntos internos de la región y por sus “intentos de desestabilización de la seguridad”.  También aseguraron que el gobierno de Al Assad hijo tiene “gran responsabilidad en el derrumbe de la patria y en la pérdida de dignidad” de los ciudadanos sirios.

Por otro lado, Arabia Saudita y Jordania criticaron la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital del Estado de Israel y apoyaron el derecho de Palestina a tener su propio Estado.

Sin comentarios

Deje una respuesta