Para conmemorar a su abuelo, sobreviviente del Holocausto, el oficial Suboficial Mayor Moni Gedi decidió tatuarse en su brazo el mismo número que los nazis le grabaron en el brazo a su abuelo, quitándole su identidad.

Cada año, cientos de soldados de las FDI viajan a Polonia con el programa “Testigos en uniforme” con el objetivo de recordar el Holocausto y principalmente la memoria de los 6 millones de judíos asesinados en esos crueles tiempos.

En esta oportunidad, el Suboficial Mayor Moni Gedi que sirve en la unidad Yaltam, una fuerza especial de la Marina Israelí, fue parte de la marcha que se realiza en Auschwitz, en el marco del programa “Testigos en uniforme”.

“Me encuentro pensando en mi abuelo sin parar y en la pérdida. La pérdida de todo lo que tenía. Me encontré escribiendo algo a mi abuelo que espero poder leer cuando llegué a Auschwitz”. Cuenta el Suboficial Mayor Moni Gedi durante la estadía en Polonia.

Finalmente en Auschwitz, el Suboficial Mayor Moni Gedi lee las palabras que escribió dejando ver el tatuaje del número 79723, el mismo número que su abuelo. “Querido abuelo, en tus últimos momentos yo era un soldado de 19 años, un joven soldado, parado vistiendo el uniforme al lado de tu cama en el hospital y vos contento, contento de que el pueblo judío tiene un ejército y que a través de mi sos parte de él”. Entre lágrimas, el Suboficial Mayor Moni Gedi sigue leyendo. “Hoy, yo, parte de tu descendencia, me encuentro en Polonia, en Auschwitz con un tatuaje de tu número por elección propia, una persona libre, soldado en uniforme de las Fuerzas de Defensa de Israel. Para decir que el número que te grabaron como parte del mecanismo de destrucción del pueblo judío no desapareció, para honrar su memoria y mostrar que los nazis fracasaron en su intento de aniquilarnos”.

Que en paz descanses. Yo, con el uniforme de las Fuerzas de Defensa de Israel te prometo que nunca más. Te quiero, abuelo”.

Fuente: FDI Español

Sin comentarios

Deje una respuesta