Hoy, lunes, en la Sala Verde de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires bajo el auspicio de la Cátedra Libre de Holocausto, Genocidios y Lucha contra la Discriminación junto a la Fundación Raoul Wallenberg se presentó el libro  “Tomi, Budapest 1944” que relata la historia del sobreviviente, Tomás Kertesz, durante la invasión nazi a Hungría.

Ante un salón colmado el autor del libro, un sobreviviente de 80 años que después de muchos tiempo decidió hacer pública su historia con relación a lo que vivió durante el Holocausto en Budapest, aunque aclara que su familia sabe de su historia. Pero el autor de esta historia no estuvo solo lo acompañó Jonathan Karszenbaum, director ejecutivo del Museo del Holocausto; Diana Wang, presidenta de Generaciones de la Shoa; Natalí Iní socióloga y periodista del diario la Nación que realizó las entrevistas con Tomás y generó este libro con su historia; Gustavo Jalife director ejecutivo de la Fundación Raoul Wallenberg y Roberto Malkassian coordinador de la cátedra en la universidad. También estuvo entre el público el vicepresidente del Museo del Holocausto, Guillermo Yanco y Baruj Tenembaum fundador de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg hoy presidida por el empresario Eduardo Eurnekián.

El encargado de presentar al panel y realizar una breve introducción fue Malkassian que le dio pasó para que hable al director ejecutivo del Museo del Holocausto que comentó que su acercamiento con “Tomi” se produjo por su esposa Kati en Generaciones de la Shoá: “El relato de Tomi nos abre las puertas de Budapest (…) Tomi en el libro hace relatos de su ayuda a los demás en momentos duros. Sus acciones lo ayudaron por el sendero de la salvación”.

Por su parte, Wang, quién también es psicóloga, realizó una exposición acerca del silencio y se preguntó: “¿Por qué mis padres callaron tanto tiempo sobre lo que habían vivido? No callaron, es mentira. Habían hablado, todo el tiempo se colaban cosas”, y agregó: “Siempre se cree que el silencio de los sobrevivientes tiene que ver con la negación o que no se puede hablar de determinado tema”. Pero la socióloga francesa, Dominique Frischer en su libro “Los niños del silencio y la reconstrucción refiere a que ese “silencio les ha permitido tener una vida normal”.  A partir de está aseveración, la presidenta de Generaciones de la Shoá argumentó que en general, en todos los genocidios que sucedieron durante el siglo XX, los sobrevivientes tardaron dos o tres décadas en contar su historia y ella lo relaciona con “el ataque colectivo para-estatal o estatal que sufrió la sociedad y que provocó la fragmentación de la necesidad básica de confianza”. Luego mantuvo un diálogo con “su amigo Tomi”.

El director ejecutivo de la Fundación Raoul Wallenberg agradeció a varias personas, pero especialmente al autor del libro, por estar siempre presente con la fundación. Además contó el proyecto que desarrolla la fundación por gran parte de Europa llamado “Houses of Life-Casas de Vida”.

Kertesz nació en Budapest en 1928 vivió junto a su familia hasta que en 1944 los nazis invadieron Hungría. A partir de allí su vida cambió completamente teniendo que  realizar trabajos forzados. En un momento, los nazis intentaron deportarlo junto a su padre, pero el diplomático sueco Raoul Wallenberg les salvó la vida por que tenían pasaportes del país mencionado. Pero la lucha por sobrevivir no terminó en ese momento; tres semanas antes de la finalización de la guerra los nazis engañaron a un grupo y fueron llevados a la central del partido, pese a esto Tomi pudo escapar, no así sus padres que fueron fusilados en el Danubio junto a otras 80 personas.

Por último, Iní contó que se encontró quincenalmente con el sobreviviente en su casa para hablar acerca de su historia, ella se autocatalogó como “una escritora fantasma” y agradeció profundamente el lugar especial que le brindaron “Tomi y su familia”. Además, le pidió a Kertesz que le contará a lo presentes algunas “travesuras”, como las denominó el autor del libro, que realizó en su ciudad natal durante esas épocas turbulentas.

 

Sin comentarios

Deje una respuesta