En el Palacio Pizzurno, sede del Ministerio de Educación y Cultura de la Nación, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) junto al Centro de Estudios Sociales dependiente de está organización presentaron la cuarta edición del libro “Exclusión e Inclusión”, en el cual se analiza a 17 colectivos que son discriminados por el prejuicio y la violencia en nuestro país.

En el segundo piso del Palacio Sarmiento, Monumento Histórico Nacional de la Argentina, el martes 24 de abril se llevó a cabo la presentación de este ejemplar que aporta más conocimientos, no solo a la sociedad sino a los estudiosos en materia de discriminación, xenofobia y racismo, que sufren los distintos grupos que integran nuestra sociedad.

El panel estuvo compuesto por la Dra. Marisa Braylan, Directora del Centro de Estudios Sociales, y Tova Shvartzman, quien escribió el capítulo de “Salud Mental”, con la colaboración de Perla Szturmak y la Lic. Verónica Constantino, integrante del CES que redactó sobre el espacio web y la discriminación que allí sucede cotidianamente.

El ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro, expresó: “Nosotros como Nación hemos sido formadora de millones de personas con procedencias diversas. Nuestros abuelos se han integrado a una sociedad plural y diversa”.

El ministro tomó posición con relación al debate, que surge por momentos en la sociedad, sobre la aceptación de la inmigración. “Nosotros somos un país de puertas abiertas”, expresó. Además, aseguró que mientras los inmigrantes que deseen vivir en territorio argentino cumplan las normas de convivencia, como los argentinos lo hacemos, no tiene que haber ningún inconveniente con que ingrese al país.

“Nuestro país es un crisol de culturas”, finalizó.

A continuación, el presidente de la DAIA Ariel Cohen Sabban enfatizó que la elección del lugar “no es casualidad” y agregó: “La presentación de este libro nos deja una doble enseñanza: el pueblo judío conoció la discriminación, pero vamos a trabajar para erradicarla, poco a poco, de todos los colectivos”.

A continuación, Tova Shvartzman realizó una presentación en la que interactuó con los jóvenes de cuarto año del secundario del colegio alemán SEDALO de Lanús, institución que ostentó símbolos nazis y se peleó con alumnos de la escuela ORT hace dos años.

Tova mencionó una lista de actores, chefs, actrices y científicos enfatizando que en los tiempos actuales, suceden tres situaciones: los chicos sufren el trastorno de concentración, hay padres sin descendencia y chicos aburridos. Estos tres puntos planteados por la socióloga de la UBA parecerían inconexos, pero no. “Es un problema tener poco, pero también es un problema tener mucho porque construye una subjetividad en el conjunto (…) lo importante no es matar el deseo”, y destacó, a partir de una cita de Sigmund Freud, que la verdadera importancia reside en “pertenecer al colectivo y no a la mayoría”.

La Lic. Constantino se refirió al incremento que se ve a día a día en la violencia mezclada con discriminación que se visualiza en las redes sociales y sugirió que se puede aplicar “una ciudadanía digital responsable”, a partir de la “profundización en la legislación de y en los tratados internacionales”. Uno de los que hizo más hincapié fue la resolución no vinculante que presentó las Naciones Unidas, el año pasado, con respecto a la discriminación en la web.

Por último, la Dra. Braylan, retomando lo que señaló Finocchiaro, remarcó: “Muchas veces desde los medios de comunicación se alimentan los miedos como en el caso de la inmigración”. También hizo referencia a los líderes del mundo europeo que están tomando relevancia con discursos de odio, racismo y discriminación, pero que “utilizan lo que le conviene de la democracia, la cual desprecian”. Ella denominó a estos líderes como “populistas”.

Para finalizar, la directora del CES cerró leyendo algunas recomendaciones de un libro que escribió una joven de Nigeria dando sugerencias a una amiga acerca de la cuestión de género y el feminismo, pero que, según Braylan, se podrían aplicar a todos los colectivos discriminados en nuestro país.

Sin comentarios

Deje una respuesta