El rabino jefe de Israel, David Lau, pidió a los judíos alemanes que se abstuvieran de quitarse las kipás de sus cabezas cuando salen en público, a pesar del peligro de ser blanco de crímenes de odio antisemitas como resultado.

Criticando una recomendación del presidente del Consejo Judío del país centroeuropeo, Joseph Schuster, el rabino Lau publicó una llamada que lo contradecía a su colega, diciendo: “La kipá es un símbolo judío, sigan llevándola con orgullo”.

Una fuente cercana a la autoridad rabínica preeminente de Israel dijo que fue contactado por ciudadanos alemanes que lo consultaron para que dictamine cómo actuar, y él respondió invitándolos a venir a Israel.

Sin embargo, sí aclaró que “mientras estén en Alemania y otros países en el extranjero, deben llevar con orgullo el símbolo judío de la kipá y no quitárselo”, y que lo mismo se aplica a los turistas que visitan esos países.

“No se debería exigir a los judíos que se quiten las gorras de sus cabezas”, afirmó el rabino Lau, “pero se debe apelar a las autoridades policiales alemanas para garantizar la seguridad de los judíos en Alemania”.

El rabino jefe agregó que tenía la intención de contactar al propio gobierno de Berlín para discutir el asunto.

El rabino de la comunidad judía de Berlín, Yehuda Teichtal, prestó su apoyo al rabino Lau y declaró: “Ocultar y negar la propia identidad judía no es la solución”.

“Deberíamos seguir caminando como judíos orgullosos mientras simultáneamente hacemos todo lo posible para luchar contra el antisemitismo”, agregó el rabino de Berlín.

Un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores declaró al periódico Yediot Ajronot: “No podemos interferir con el juicio del jefe de la comunidad, pero es extraño y triste que un llamamiento a esconder las características religiosas salga de Alemania. Es un testimonio de la triste situación de las comunidades judías en Europa, ya que están bajo una amenaza concreta debido al beligerante antisemitismo musulmán”, agregó.

El Presidente de la Asociación Judía Europea (EJA), el rabino Menachem Margolin, pidió a Josef Schuster, el jefe del Consejo Central de Judíos de Alemania, que retracte su declaración pidiendo a los judíos alemanes que se quiten las kipás en público.

“No tengo dudas de que la declaración proviene de la sincera preocupación del Sr. Schuster por la seguridad de los judíos, una preocupación que naturalmente comparto a la luz del creciente antisemitismo en Europa, pero desafortunadamente él está equivocado en la cura para el serio problema”, agregó el rabino Margolin.

“No usar un kipá por miedo al antisemitismo es de hecho el cumplimiento de la visión de los antisemitas en Europa”, enfatizó.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta