El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que es posible que viaje a Israel para el traslado de la embajada de su país a Jerusalén, el próximo 14 de mayo, y se mostró “orgulloso” de su controvertida decisión.

“Puede que vaya (a Jerusalén para el traslado de la embajada)”, dijo Trump en una rueda de prensa junto a la canciller alemana, Angela Merkel, en la Casa Blanca.

El pasado 6 de diciembre, Trump anunció el traslado de la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv a Jerusalén, lo que implica de hecho el reconocimiento de esta ciudad como capital de Israel, una decisión que supone un desafío al consenso internacional de no reconocer ninguna soberanía en la ciudad hasta que israelíes y palestinos alcancen un acuerdo de paz.

El presidente estadounidense se mostró “muy orgulloso” ya que el traslado de la embajada a Jerusalén “ha sido un tema que se ha prometido por muchos durante muchos años, todos hicieron promesas de campaña”, al recordar que la propuesta había sido hecha también por algunos de sus predecesores en la Casa Blanca.

Actualmente, ningún país tiene embajada en Jerusalén, donde solo mantienen consulados, al entenderse que esto supondría una aceptación de facto de la soberanía israelí de la ciudad, cuya parte oriental es considerada por la comunidad internacional territorio palestino ocupado por Israel en la Guerra de los Seis Días, de 1967.

Aunque la Casa Blanca no ha confirmado la asistencia de Trump, medios israelíes han adelantado que la delegación estadounidense a Jerusalén estaría encabezada por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, junto con la hija de Trump, Ivanka, y su esposo, Jared Kushner, ambos asesores presidenciales.

Desde que el presidente estadounidense reconoció a Jerusalén como capital de Israel y anunció el traslado de su embajada, Honduras, Rumanía, Guatemala y la República Checa han declarado públicamente que seguirán sus pasos.

Los palestinos consideraron este acto una provocación que descalificó la Administración Trump como mediador honesto en el proceso de paz palestino-israelí.

Desde entonces, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, y otros representantes de la misma se han negado a reunirse con el equipo negociador estadounidense.

 

Vía La Vanguardia

Sin comentarios

Deje una respuesta