Un grupo de fanáticas femeninas de fútbol de Irán se escabulló la semana pasada en un estadio, disfrazadas de hombres, para ver un partido de campeonato, desafiando la estricta ley religiosa de la República Islámica.

Las mujeres vistieron ropa de hombre, usaron pelucas y barbas postizas, para burlar la vigilancia de los guardias de seguridad en el Estadio Azadi de Teherán y ver a su equipo favorito coronarse como campeón nacional.

Las imágenes de las jóvenes que vieron a Persepolis vencer a Sepidrood Rasht 3-0 el viernes desde las gradas, rodeadas de hombres, se hicieron virales en las redes sociales y recibieron elogios de los activistas.

A las mujeres se les ha prohibido asistir a partidos de fútbol y algunos otros eventos deportivos desde la Revolución Islámica de 1979, porque las autoridades dicen que deben protegerse de la “atmósfera vulgar”.

La activista iraní por los derechos de las mujeres iraní, Melody Safavi, elogió a las mujeres por asistir al juego.

“Estoy muy orgulloso de ellas y me impresionó que puedan ser tan valientes, porque es un gran riesgo”, dijo a Reuters en una entrevista.

OpenStadiums, un grupo dedicado a promover a las mujeres en los deportes, con sede en Irán, también tuiteó el apoyo a las mujeres, expresando su esperanza de que algún día “puedan ingresar a los estadios con su propia identidad”.

Mujeres iraníes se disfrazan de hombre para poder ver a su equipo de fútbol ganar la liga

El mes pasado, 35 mujeres fueron detenidas por tratar de colarse en Azadi para ver un partido Persepolis-Esteqlal, donde el presidente de la FIFA Gianni Infantino estaba presente.

Luego Infantino dijo que recibió garantías de las autoridades de que las mujeres pronto tendrían acceso a los estadios de fútbol.

“Veremos- pero espero que lo que hice ayer por la tarde pueda ayudar a muchas, muchas mujeres en todo el mundo”, dijo refiriéndose al incidente del 1 de marzo.

Irán ha ignorado los ruegos anteriores del cuerpo gobernante internacional del fútbol para abrir sus estadios a las mujeres. El predecesor de Infantino, Sepp Blatter, usó un lenguaje más fuerte en 2015 para expresar su frustración por la falta de progreso. Blatter dijo que el presidente iraní Hassan Rouhani le dio la impresión en 2013 de que “la situación intolerable podría cambiar a mediano plazo”.

Sin embargo, la falta de progreso sobre el tema, dos años más tarde, llevó a Blatter a publicar una declaración en el sitio web de la FIFA, diciendo que el status quo no debía continuar; y pidiendo a las autoridades iraníes que “abran los estadios de fútbol de la nación a las mujeres”.

 

Vía Times of Israel / Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta