Los restos de una gran residencia, cuya estructura arquitectónica se conoce como casa de cuatro habitaciones (dividida en cuatro secciones; puede tener más de cuatro habitaciones) y que es típica pero no exclusiva de la antigua sociedad israelita, han sido excavados a lo largo del último decenio en Tel ‘Eton, en Shephelah (“tierras bajas”), unos 20 kilómetros al sureste de la ciudad de Kiryat Gat, en Israel.

La estructura fue construida en la parte alta de una colina, tenía un mínimo de dos plantas y la planta inferior ocupaba más de 225 m2. Grandes sillares de alta calidad fueron colocados en las esquinas y entradas del edificio y cientos de vasijas y otros hallazgos arqueológicos hablan de un gran incendio que ocurrió en el siglo VIII a.C., durante una de las campañas asirias. Lo importante es que la datación por radiocarbono, del suelo y de un depósito fundacional inferior, indica que el edificio ya estaba erigido en el siglo X a.C., más concretamente entre finales del siglo XI y el tercer cuarto del siglo X a.C., es decir, en una época en la que supuestamente reinaron David y su hijo Salomón, los reyes de Israel en tiempos de la monarquía unida.

En los últimos 25 años se ha cuestionado la existencia del reino de David y Salomón, que supuestamente existió en el siglo X a.C., debido en gran medida a las escasas evidencias de construcciones reales en el corazón de la región en el que supuestamente se asentó dicho reino; se ha asumido que los gobernantes de la época simplemente eran jefes locales que ejercieron su poder en Jerusalén y en el entorno cercano.

Las excavaciones realizadas en Tel ‘Eton por Avraham Faust y las dataciones por radiocarbono publicadas por este profesor de la Universidad Bar Ilán y por Yair Sapir en Radiocarbon aportan nuevas evidencias que respaldan la existencia del reino unido de Israel e indican que dicho reino se extendió más allá del entorno cercano de Jerusalén. Faust y Sapir sostienen que la construcción de semejante residencia en lo alto de una colina, visible desde una gran distancia, además del crecimiento significativo del tamaño de la ciudad en aquella época, demuestran que se produjo un acontecimiento importante en la historia de Tel ‘Eton: un emergente sistema político israelita en las tierras altas. Los investigadores añaden que “si alguien cree que no hubo un rey con el nombre de David, entonces deberíamos de buscar otro nombre para dirigirnos al rey de las tierras altas que vivió en una época en que la región fue incorporada al reino de las tierras altas”.

FUENTE: National Geographic España

Sin comentarios

Deje una respuesta