El dueño de un restaurante kosher frecuentemente vandalizado en la capital holandesa, Sami Bar-On, afirmó que lo cerrará a menos que los funcionarios de la ciudad instalen medidas de seguridad permanentes fuera de su negocio.

El abogado de Bar-On, Herman Loonstein, le dijo al diario Het Parool que su cliente siente que es “irresponsable seguir así” en el restaurante HaCarmel, sin medidas de seguridad permanentes.

En diciembre, un solicitante de asilo sirio de 29 años rompió la ventana del restaurante mientras sostenía una bandera de la entidad árabe creada en 1994, autodenominada “Autoridad Palestina”. Luego irrumpió en el restaurante mientras dos oficiales de policía observaban y extrajo una bandera israelí del interior del restaurante antes de que lo arrestaran. Fue acusado de vandalismo en una acusación formal que no incluye un elemento agravado de un delito de odio.

Desde el incidente, las ventanas del restaurante fueron una vez más rotas y repetidamente escupidas y untadas con basura, dijo Bar-On. La policía reforzó la seguridad después de cada incidente pero se fue poco después, dijo.

Bar-On también afirmó que el alcalde se ha negado a reunirse con él en relación al tema. Pero un vocero municipal dijo que Bar-On ha rechazado varias ofertas de la ciudad para que se reúna con funcionarios de un nivel por debajo del alcalde.

 

Vía Israel Noticias

Sin comentarios

Deje una respuesta