Guatemala abrió su embajada en Jerusalem el miércoles por la mañana, dos días después de que Estados Unidos trasladara su misión a la capital.

El presidente del país centroamericano, Jimmy Morales, y el primer ministro Benjamin Netanyahu cortaron una cinta azul y blanca, y luego colocaron trozos de la cinta en los bolsillos de sus chaquetas.

“Este es el comienzo de algo extraordinario, o podría decir, el reinicio de algo extraordinario, que es la relación entre Guatemala e Israel”, dijo Netanyahu.

“Ayer abrimos la embajada estadounidense en Jerusalem, hace dos días, y no es una coincidencia que Guatemala abra su embajada en Jerusalem entre los primeros. Siempre estás entre los primeros, siempre entre los primeros”, continuó Netanyahu, recordando que Guatemala fue la segunda nación, después de Estados Unidos, que reconoció al Estado de Israel en mayo de 1948.

Netanyahu mencionó que hay una calle de Guatemala, nombrada en honor al ex embajador del país en la ONU, Jorge García Granados.
Hace setenta y un años, Granados jugó un papel crucial en convencer a los países latinoamericanos a votar a favor de la Resolución 181 de la Asamblea General, que pedía la partición de Mandato Británico de Palestina en un Estado Judío y un Estado Árabe.

La ceremonia, en la pequeña embajada de Guatemala en el Parque Tecnológico Malha de Jerusalem, fue un asunto mucho más humilde que la dedicación del lunes de la embajada de Estados Unidos. Comenzó con un cantante interpretando las ocho estrofas del himno nacional de Guatemala, seguido por los invitados que entonaron el Hatikva sin acompañamiento musical

Noticias en Israel

Sin comentarios

Deje una respuesta