El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, dijo en una recepción al presidente de Guatemala, Jimmy Morales, que los disturbios en la valla de la Franja de Gaza durante los últimos días fueron “un acto de guerra de Hamás” y no “protestas civiles”.

El jefe del Gobierno aseguró que la jornada actual fue “relativamente tranquila en la frontera con Gaza”, lo que atribuyó a “la excelente actuación del Ejército de Defensa de Israel, que nos defiende”, informó en un comunicado su oficina.

“No vamos a permitir que Hamás ni ningún otro grupo terrorista penetre en nuestras fronteras y nos amenace”, dijo Netanyahu, que destacó las declaraciones del dirigente de Hamás, Salah al Bardaweel, quien dijo que 50 de los 60 manifestantes muertos el lunes en las protestas eran miembros de la organización terrorista islámica.

“Un gran número de los muertos pertenecen a sus filas. Nosotros también conocíamos esta información”, indicó el jefe del Ejecutivo.

La tensión en Gaza es muy alta desde las protestas por la llamada “Gran Marcha del Retorno” y contra el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén el pasado lunes, que se saldaron con 60 palestinos muertos por fuego israelí ese día y dos el siguiente, lo que eleva a 110 el número de los fallecidos desde que empezaron las manifestaciones el 30 de marzo.

Israel pone de relieve que las protestas no fueron pacíficas sino “disturbios orquestados por el grupo terrorista Hamás” para violar la valla fronteriza y entrar en su territorio para perpetrar ataques, y considera que al menos 24 de los muertos palestinos esta semana eran “terroristas con antecedentes documentados de terror”.

Numerosos países han exigido a Israel contención en el uso de la fuerza.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta