Cada tanto surge algún comunicador necesitado de notoriedad y recurre a la judeofobia para hacerse famoso.

Santiago Cúneo, quien en los últimos días ha dado varias muestras de su alto nivel de ignorancia y odio antijudío, habla del sionismo con argumentaciones medievales y anticuadas, apelando al plan Andinia y otros panfletos antisemitas para argumentar que los sionistas no somos argentinos.

Los sujetos como Cúneo son peligrosos para la sociedad en la que viven, ya que personas desinformadas pueden creer que algo de lo que dice es verdad, o tiene fundamentos, e incluso hasta podrían seguir su patético programa televisivo.

Cúneo aparte de judeófobo es fascista y piensa que en Israel se vive como en las dictaduras misóginas que él defiende donde las personas viven sometidas al régimen.

Cúneo es un odiador patológico de la libertad y lo expresa en su judeofobia anacrónica

Sin comentarios

Deje una respuesta