Aquellos que comen comida kosher y han estado anhelando una hamburguesa con queso deberían alegrarse: ahora tienen a la “hamburguesa imposible”. Ha hecho estragos por lo similar que sabe a la carne de verdad y ahora está certificada como kosher y parve.

La Unión Ortodoxa, la agencia de certificación kosher más grande de Estados Unidos, otorgó a las hamburguesas su sello de aprobación.

El truco: dado que las hamburguesas están hechas sin productos de origen animal, se pueden comer con leche o carne, incluido el queso, sin violar la ley judía.

Las “hamburguesas imposibles” son diferentes de las hamburguesas vegetarianas tradicionales porque están hechas directamente de proteínas y otros ingredientes, como la proteína de trigo, la proteína de la patata y el aceite de coco. El ingrediente clave, según la compañía, es una proteína llamada hemo que les da a las hamburguesas su sabor y textura carnosos. Son conocidos por “sangrar” al igual que una hamburguesa normal y tienen un sabor terriblemente cercano a uno también.

El producto ha sido un éxito rotundo y su empresa matriz ha recaudado cientos de millones de dólares en inversiones.

“Obtener la certificación kosher es un hito importante”, dijo Patrick O. Brown, CEO y fundador de Impossible Foods. “Queremos que la hamburguesa imposible sea omnipresente y eso significa que debe ser asequible y accesible para todos, incluidas las personas que tienen restricciones de alimentos por motivos religiosos”.

La “hamburguesa imposible” también está en proceso de recibir la certificación halal, que debería producirse este año, según la compañía.

Vía JTA

Sin comentarios

Deje una respuesta