El Licenciado Gustavo Perednik, filósofo y escritor que presentó hace poco más de un mes, en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, su nuevo libro: “Judeofobia” de la Editorial Sudamericana, fue entrevistado por VIS A VIS con relación a la suspensión, incitada por movimientos del Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) en Barcelona, debido al  partido amistoso entre la Selección Argentina y el Seleccionado de Israel que se iba a disputar este sábado en el estadio Teddy Kollek en la ciudad de Jerusalén.

¿Qué opinión le merece la suspensión del partido entre la Selección Argentina y el Seleccionado israelí?

– Todo logro del BDS es un golpe para Israel y para la confraternidad humana. Nos aleja de la paz y alienta el odio. Eso fue la cancelación del partido, por lo que sólo puede entristecernos. Los líderes palestinos sienten, una vez más, que pueden conseguir sus propósitos por medio de la violencia y la intimidación. “Amenace y prosperará” parecen haber transmitido desde la selección argentina.

– El BDS  se han manifestado en muchas ocasiones con relación a que artistas, cantantes o figuras internacionales vayan a Israel, ¿por qué en está oportunidad tuvieron “éxito”?

No es la primera vez que tienen éxito los anti-israelíes. Hace poco cayó en la misma trampa la neozelandesa Lorde. El éxito de los boicoteadores es función de la cobardía del invitado y de la magnitud de la batería intimidatoria que elijan lanzar los intolerantes. En este caso se conjugaron ambos factores.

– ¿Cuánto influyo la judeofobia y el antisionismo ?

No “influyó”. Actuó. El BDS es el principal arma que el antisionismo tiene hoy en día, y está claro que el antisionismo es la forma principal de la judeofobia actual. Ello no quiere decir que la selección sea judeofóbica, ni mucho menos. Aun los bienintencionados pueden caer en la trampa de la judeofobia alguna vez. Las expresiones de Gonzalo Higuaín fueron especialmente agravantes. No dijo que “lamentaba mucho lo ocurrido” ni que “debemos comprender sus temores” sino, simplemente, que el boicot a Israel “fue lo correcto”. Deberíamos preguntarle qué tiene de correcto boicotear a un solo país de entre casi doscientos que hay. Y lo peor fueron las declaraciones de Claudio Tapia (presidente de la Asociación del Fútbol Argentino-AFA), decididamente judeofóbicas. Para ese señor, un desplante al judío de los países es “un aporte a la paz mundial”.

– ¿Qué consecuencias para Israel y para los países de Occidente puede tener, en un futuro cercano, la “exitosa” acción de este tipo de movimientos? ¿Se va a acrecentar?

La sumisión al terrorismo, lo incrementa. Cada vez que nos rendimos, acrecentamos el apetito sanguinario del victimario. Pero en Israel tenemos la suficiente resiliencia para no dejarnos paralizar por estas bravuconadas. Seguimos adelante, concentrados en seguir construyendo una sociedad que es ejemplo para el mundo entero.

Sin comentarios

Deje una respuesta