El empresario israelí Danny Ben Naim, propietario de la empresa Comtec Group, encargada de la producción del partido amistoso que iban a jugar las selecciones de fútbol de Argentina e Israel en Jerusalén, negó que su firma solicitará a la FIFA que expulse a Argentina del Mundial, en respuesta a los rumores que habían surgido.

Ben Naim aclaró que esos reportes no son ciertos: “No presentaremos ningún pedido para expulsar a Argentina del Mundial, esas son estupideces”.

Paralelamente, la Asociación del Fútbol de Israel aclaró que su intención es presentar una demanda en la FIFA solamente contra la Asociación Palestina de Fútbol y su presidente, Jibril Rajoub, quien actuó para cancelar el partido.

Previamente, algunos medios habían reportado que Comtec pediría a FIFA que expulse a Argentina del Mundial de Rusia, indicando que los directores de la empresa ya habían volado a Zúrich, Suiza, con esa intención. Y que el pedido para desafiliar a la Argentina de la FIFA se llevaría a cabo a través de la Federación del Fútbol de Israel, donde el descontento con la selección del país sudamericano y con sus dirigentes, por el manejo del tema, es total.

Según los reportes en Jerusalén, AFA ofreció al productor del evento Danny Ben Naim devolverle los 2,2 millones de dólares que ya le había pagado y realizar dos partidos con Israel después del Mundial.

Sin embargo, debido a los daños y perjuicios y al hecho de que la producción del evento estaba prácticamente lista, Comtec piensa demandar a la AFA en millones de dólares por violar flagrantemente el acuerdo poco antes del partido.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta