“Hola mi nombre es Hanadi, soy palestina de Jericho. Trabajé en Soda stream tres años y medio”; “Hola, me llamo Liron y soy israeli. Ella es Sara, es beduina de Rahat y trabajamos genial juntas”.

Éstos son algunos de los testimonios de los trabajadores israelíes y palestinos de SodaStream, la fábrica de dispositivos para preparar refrescos carbonatados caseros.

Por manifestaciones propalestinas, antisemitas, xenófobas, judeófobas y amenazas a los jugadores y sus familias, la Selección Argentina de fútbol desistió de visitar Israel, conocer su cultura y jugar un partido.

Uno de los argumentos de aquellos que sólo pretenden la destrucción de un país multicultural es acusarlo de que practica el apartheid con los palestinos. Este video es una muestra de la convivencia de israelíes y palestinos trabajando en una fábrica israelí juntos.

La fábrica es de Sodastream, por una manifestación similar del BDS tuvo que cerrar en Ma’ale Adumim, y más de 500 trabajadores palestinos perdieron sus puestos de trabajo. Hoy 35 mil personas se quedaron sin ver a sus ídolos. Y la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) será demandada por 15 millones de dólares… “Israel, un país apartheid y genocida”.

SodaStream es un dispositivo para preparar refrescos carbonatados caseros siguiendo los principios del invento que Guy Gilbey construyó en 1903.​ El artefacto permite a los usuarios carbonatar agua potable para crear soda. Añadiéndole un jarabe concentrado, producido también por SodaStream, los usuarios pueden hacer bebidas de más de cien sabores diferentes.​

Después de que la compañía se fusionó con Soda-Club en 1998, fue relanzada haciendo énfasis en los refrescos saludables. Comenzó a cotizar en la bolsa de valores NASDAQ en noviembre de 2010. SodaStream tiene su oficina principal en Ma’ale Adumim, Israel. Posee trece plantas de producción.

Hasta 2015 SodaStream tenía su planta principal en Mishor Adumim, cerca de Ma’ale Adumim en Cisjordania, creando una gran controversia y una campaña de BDS (Boicot, desinersión y sanciones) resultó en el cierre de la fábrica en Ma’ale Adumim , y más de 500 trabajadores palestinos perdieron sus puestos de trabajo. La fábrica se trasladó a una nueva instalación en Lehavim.

Sin comentarios

Deje una respuesta