“Jamás debe cesar el recuerdo de la atroz violencia, del indescriptible dolor y del exterminio de un pueblo”, señaló el Papa Francisco en un Mensaje firmado por el Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, con ocasión del concierto “El sufrimiento de los inocentes” de la Filarmónica de Berlín, por el 40° Aniversario de la presencia del Camino Neocatecumenal en esta ciudad alemana.

En el concierto se ejecutó la sinfonía catequética de Kiko Argüello, el iniciador del Camino Neocatecumenal. Una sinfonía “radicada en la tradición e inspirada en las lamentaciones bíblicas – se lee en el Mensaje – esta sinfonía conmemora a las tantas víctimas del holocausto”. Por ello, señaló el Pontífice, “jamás debe cesar el recuerdo de la atroz violencia, del indescriptible dolor y del exterminio de un pueblo”.

Se trata de “una exhortación constante para todos nosotros y un empeño de reconciliación, de recíproca comprensión y de amor en relación a nuestros ‘hermanos mayores’, los judíos, y al mismo tiempo a una vida dedicada en favor de los que sufren, de los indigentes y de todos aquellos que desde lo profundo anhelan la salvación”, aseveró.

El mensaje, enviado a Mons. Heiner Koch, Arzobispo de Berlín se sitúa dentro de las celebraciones por el 40° Aniversario de la presencia del Camino Neocatecumenal en esta ciudad alemana. Entre las celebraciones desarrolladas del 9 al 10 de junio resaltan diversos momentos, entre los cuales: la celebración Eucarística de acción de gracias, la presentación del libro “Apuntes” de Kiko Argüello, y la celebración de la sinfonía catequética del “Sufrimiento de los inocentes” para conmemorar a las víctimas del Holocausto.

 

Vía Vatican News / Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta