En una peluquería de la Piazza Marconi, en la ciudad de Turín (Italia), una peluquería amaneció con pintadas antisemitas en sus paredes.

La inscripción decía “Esto es una tienda de judíos” (“Negozio ebreo), junto con un cubo de pintura roja que simulaba la sangre y un automóvil incendiado.

Sin comentarios

Deje una respuesta