Este lunes cinco terroristas palestinos estaban intentando sabotear la “infraestructura de seguridad”, tras cruzar la frontera entre Israel y Gaza, al norte de la Franja, cuando la misma explotó.

Un palestino de 24 años murió en el incidente y otros cuatro resultaron heridos.

Poco antes, el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, advirtió que “si alguien piensa que podemos seguir tolerando las cometas y los incendios diarios, está equivocado”.

Horas antes, aeronaves de la Fuerza Aérea atacaron nueve blancos de Hamás en el norte de la Franja de Gaza. Los ataques hicieron impacto en dos bases militares en Jabalia y al Shati, y en una instalación empleada para la fabricación de armas en la ciudad de Gaza.

El portavoz militar explicó que los ataques fueron en respuesta a las cometas y globos lanzados con artefactos explosivos o incendiarios adosados desde Gaza contra el territorio israelí.

Los palestinos que controlan Gaza dispararon tres cohetes contra el Consejo Regional de Hof Ashkelon. Uno de los cohetes cayó dentro de la Franja. No se reportaron víctimas por los cohetes o los ataques aéreos.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta