Kaveh Kholardi, un rapero noruego contratado por la ciudad de Oslo para cantar en un evento destinado a celebrar la diversidad, maldijo a los judíos durante su actuación.

En respuesta a la declaración antisemita (“fucking jews” – “al demonio los judíos”) de Kholardi, el líder de la comunidad judía del país amenazó con emprender acciones legales contra el intérprete de 23 años.

Anne Christine Kroepelin dijo que “el punto principal del evento era la diversidad y la inclusión” y que la expresión de antisemitismo de Kholardi era “exactamente lo opuesto a lo que los organizadores deseaban promover”.

El 10 de junio, cinco días antes del concierto, Kholardi escribió en Twitter: “Los judíos son todos corruptos”.

Kholardi escribió en Facebook, a raíz de las críticas del líder judío, Ervin Kohn, que “no es racista ni antisemita” y que la referencia a los judíos durante el concierto se sacó de contexto y “fue solo una broma”.

 

Vía JTA

Sin comentarios

Deje una respuesta