Diana Malamud integrante de la agrupación Memoria Activa,una de las tres organizaciones de víctimas del Atentado a la AMIA, que es querellante en el juicio por encubrimiento que comenzó hace tres años atrás y que ahora se encuentra en la etapa de alegatos de los imputados, la etapa final de este juicio oral y público que en los próximos meses dará una sentencia con respecto a esta causa.

– En una entrevista que te realizamos hace más de tres años, antes de comenzar el juicio por encubrimiento, mencionaste que el objetivo de Memoria Activa era lograr dilucidar y saber más acerca de la conexión local, y teniendo en cuenta que estamos en la etapa final del juicio ¿pudieron llegar a ese objetivo que se habían propuesto? 

– No, no definitivamente, no. Ninguno de los imputados dijo nada… ni una sola palabra. Lo único que dijeron fue cubrirse unos a otros. Ninguno estuvo dispuesto a brindar algo de la verdad, finalmente. Tal vez fuimos un poco ilusos en haber confiado o pensado, por un momento, de que algunas de estas personas, malas personas por cierto, podrían haber hecho algo bueno.

– ¿Qué cosas consideran que sí lograron con este juicio?

– Yo creo que uno de las cosas que me parece que logramos es poner al descubierto todas estas maniobras. Una de las cosas que dejó el juicio, es cómo las llevaron adelante, de un modo tan impune, que era difícil de comprender lo que hicieron. Es importante tener esto claro y que nosotros pudiésemos dar testimonio, explicar y que quede plasmado en los testimonios, que fueron muchos. Más allá de la sentencia que se dará a conocer en el futuro, lo que quedo claro es que todos estos tipos son unos delincuentes.

– En lo personal como familiar de víctima que te sucede cuando se van sucediendo los juicios, por ahora sin culpables, y cada 18 de julio se va sumando un año más…  

– Pasó mucho tiempo, increíblemente mucho tiempo y no sabemos absolutamente nada de lo que pasó: ni de quiénes ni cómo pusieron la bomba en la AMIA. Los abogados del ex juez Juan José Galeano decían, para salvarle el pellejo en su alegato, que no había seguido la pista de Carlos Kanoore Edul, que no había pruebas. En ese momento yo pensaba que, en realidad, tenía que decir que no había pruebas contra nadie. Que triste….me da bronca que haya quedado impune, finalmente (NdelR: este miércoles 18 de julio se cumplirán 24 años del atentado a la AMIA).

Sin comentarios

Deje una respuesta