La cancelación del amistoso entre Argentina e Israel, planeado para jugarse en Jerusalén, fue tratado en la conferencia de lucha contra el BDS, que fue organizada por el Ministerio de Asuntos Estratégicos. “(Lionel) Messi está insatisfecho con esta situación. Él realmente quería venir a Israel y visitar el Muro Occidental”, indicó Daniel Ben Naim, encargado del encuentro deportivo que finalmente no se disputó.

En este sentido, Ben Naim agregó: “Seguimos trabajando para una visita el próximo mes de noviembre. Messi entiende que debe enmendar el daño infligido a Israel”.

Además, explicó que fueron dos los factores que llevaron a la cancelación del partido. Para el organizador,
“el entrenador del seleccionado nacional argentino no quería llegar acá previo al mundial, y por la presión ejercida por Jibril Rajoub, el presidente de la Asociación Palestina de Fútbol”.

A su vez, se refirió a la mezcla de la política con la organización del partido: “No se pueden hacer eventos de magnitud internacional sin apoyo del gobierno, contrariamente el Giro (un evento internacional de ciclismo) no hubiese podido ser posible en Israel. Se debe tener en cuenta que la intervención política en el amistoso lo afectó”, dijo.

 

 

Vía Noticias de Israel

Sin comentarios

Deje una respuesta