Fuerzas del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) destruyeron la casa del terrorista Alaa Kabha, en la localidad palestina de Bartaa.

Kabha asesinó al capitán Ziv Daus y al sargento Netanel Kahalani, al atropellar intencionalmente a los israelíes con su automóvil el 16 de marzo pasado, cerca del asentamiento de Mevo Dotan, en Judea y Samaria (Cisjordania).

La demolición fue realizada por tropas de la Brigada Regional Menashe junto con combatientes de la Guardia de Frontera y la Administración Civil.

Kabha sufrió heridas de leves a moderadas en el ataque. Fue evacuado al Hospital Hillel Yaffe, de Hadera, donde fue interrogado. Había pasado un tiempo en prisión en el pasado y excarcelado en abril de 2017.

Tras el ataque, fuerzas del Ejército de Defensa de Israel allanaron su casa e interrogaron a miembros de su familia. Su hermano menor fue detenido para un interrogatorio.

El Servicio de Seguridad General (Shabak) destacó que, aunque el terrorista insistió en un principio que el ataque había sido tan solo un accidente de tránsito, en el interrogatorio confesó haber actuado por “motivos nacionalistas”. Kabha actuó como un “lobo solitario”, es decir sin la dirección de alguna organización terrorista.

La organización terrorista islámica Hamás elogió el ataque, que tuvo lugar tres meses después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconociera a Jerusalén como la capital de Israel, y dijo que el atentado “demuestra que la Intifada está en marcha”.

Ziv Daus era comandante de compañía de la Brigada de Búsqueda y Rescate del Ejército; en tanto que Netanel Kahalani servía como chofer en las operaciones rutinarias de seguridad de la Brigada Regional Menashe.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta