En la ventana de un local de España apareció una pegatina, como las que habitualmente prohíben el cigarrillo, pero con las frases “Espacio libre de apartheid israelí” y “Solidaridad con palestina: BDS!”.

El movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) y quienes lo apoyan son antisemitas.

El municipio de Valencia, también gobernado por una coalición de izquierda formada por el partido Podemos y el SWP, aprobó a principios de mes la decisión de declararse como un lugar “limpio del apartheid israelí“, que boicoteará a Israel tanto cultural como económicamente.

Pablo Iglesias, el líder de Podemos, el tercer partido más grande de España, dijo a un canal de televisión que Israel es un estado criminal y que “España necesita actuar de manera más decisiva contra un estado ilegal como Israel…nuestro partido define la existencia de Israel como ilegítima“.

Esta situación aparece en el marco de otra noticia que relaciona la forma de pensar de una gran parte de españoles sobre Israel, ya que concejales del país europeo llamaron a declarar “persona non grata” a funcionarios del Estado Judío.

Los concejales de la ciudad de Pamplona, capital de la provincia de Navarra en el norte de España, han pedido al gobierno español que detenga su comercio de armas con Israel y su municipio para declarar a los funcionarios israelíes como “persona non grata” hasta que Israel detenga su “política opresiva contra el pueblo palestino“.

La resolución aprobada por los jefes de las facciones en el municipio de Pamplona también expresó su apoyo al derecho palestino de retorno y al derecho de los palestinos a realizar una protesta pacífica “que ha sido suprimida con fuerza por el ejército israelí“.

El municipio de Pamplona condenó a las Fuerzas de Defensa de Israel por matar al menos a 100 palestinos y herir a miles durante las manifestaciones “no violentas” de la “Marcha del Retorno” y ofreció su apoyo y condolencias a las familias de las víctimas.

 

Vía Ynet / Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta