Por tercer mes consecutivo, los campos del sur de Israel se ven amenazados por el fuego, originado por barriletes y globos incendiarios enviados desde la Franja de Gaza.

Desde principios de mayo, los pobladores de la zona pasan sus días persiguiendo el fuego para evitar que se expanda y queme los campos y zonas agrícolas. Alan Schuster, Intendente del Consejo Regional Shaar Haneguev, explica: “No estamos preparados para afrontar este tipo de amenaza. Tenemos las casas fortificadas y el sistema “Cúpula de Hierro”, pero no tenemos una respuesta para la quema de campos y bosques.”

Por su parte, Edy Polonsky, del Kibutz Or Haner, agrega: “Los incendios comienzan en pequeñas parcelas. Si puedieramos llegar inmediatamente, con vehículos ágiles todo terreno, el fuego se acabaría inmediatamente y no llegaría a destruir nada”

La solución para el problema del fuego está en nuestras manos.

Sumate a la campaña: http://cuja.org.ar/quiero-donar/

Sin comentarios

Deje una respuesta