La Fuerza Aérea Israelí (FAI) organizó un evento en el que más de 100 niños israelíes diagnosticados con cáncer experimentaron lo que es ser pilotos de combate por un día. Los chicos obtuvieron su propio uniforme y distintivos y tuvieron la oportunidad de conocer y establecer vínculos con los soldados del Escuadrón 253 de la FAI.

El Capitán “Y” del Escuadrón 253 tuvo el placer de encontrarse con uno de los niños, Dvir, que visitó la base de la Fuerza Aérea Ramón. “‘Soy valiente, puedo escalar por mi cuenta’”, me dijo. “Lo miré y no podía creerlo, un niño de 7 años que está luchando contra una enfermedad grave. No sé de dónde saca este coraje”, dijo “Y”.

“Estábamos afuera y comenzamos a avanzar hacia las pistas. En el camino, nos encontramos con una zanja profunda que teníamos que cruzar y, para mi sorpresa, Dvir pudo salir solo. Este momento me mostró que durante cualquier situación difícil y continua debes permanecer optimista y creer que eres capaz de superar cualquier cosa”, continuó el Capitán.

La conexión entre Dvir y el Capitán “Y” es solo una de las muchas conexiones que se logran en este evento. Aunque el escuadrón ha liderado este evento dos veces al año durante seis años, este último tuvo un significado especial.

“Especialmente ahora que estamos involucrados en muchas actividades operativas, este día es importante para nosotros”, enfatizó Y. “Ayuda a contribuir con los niños y también nos da fortaleza adicional para enfrentar nuestros desafíos complejos y continuos”.

El día en sí comenzó cuando llegaron cuatro autobuses de varios hospitales en todo el país con más de 100 niños y sus familias. “Este evento fue particularmente significativo porque una gran cantidad de niños llegaron directamente de las camas del hospital”, recordó el Suboficial Mayor (R) Pini, quien inició el evento después de conocer a un niño enfermo con cáncer que soñaba con ser soldado.

“Cuando llegaron, los soldados los estaban esperando en la entrada con un mono de piloto similar al nuestro, pero en su tamaño con sus nombres y parches especiales para ellos. Después de que los niños se vistieron y comieron un buen desayuno en la base, recibieron un informe del comandante del escuadrón que habló sobre la fuerza aérea y nuestro escuadrón, y desde allí, todos salieron a ver un avión de entrenamiento”, expresó “Y”.

“Entonces llegó el momento en que los niños se convirtieran en pilotos”, aseveró el Capitán. “Fuimos al hangar del avión, los niños pusieron equipo completo, se sentaron en la cabina de los aviones de combate y helicópteros y recibieron una detallada explicación. Muchos niños sueñan con ser pilotos. Esta es una oportunidad para que se sientan como pilotos por un día”, mencionó.

A medida que avanzaba el día, el entusiasmo creció y alcanzó su punto máximo cuando el departamento de bomberos se unió. Dieron una breve demostración y finalmente, el día terminó con una interpretación de la Banda de la Fuerza Aérea.

“Este evento está destinado a mostrar a los niños que la gente está pensando en ellos. Y lo más importante, las conexiones personales creadas les recuerdan a todos y cada uno de los niños lo valiente y especial que es”, concluyó.

 

Vía Unidos Con Israel

Sin comentarios

Deje una respuesta