A pesar de la confidencialidad del juicio al ex ministro israelí Gonen Segev, acusado de espiar para Irán, las filtraciones que llegaron a los medios israelíes revelaron que le dio a sus operadores en Teherán información precisa sobre los detalles de seguridad de varios ex comandantes.

Fuentes de seguridad en Tel Aviv dijeron el domingo que a raíz de estas revelaciones, el servicio Shin Bet aumentó las medidas de seguridad sobre varios ex altos funcionarios.

Entre estos funcionarios se incluyen el ex primer ministro y ministro de defensa Ehud Barak, el ex primer ministro Ehud Olmert, el ex ministro de Defensa Moshe Ya’alon, ex jefes de personal del ejército Benny Gantz, Gabi Ashkenazi y Dan Halutz.

Durante la primera audiencia cerrada, que se celebró el jueves, la fiscalía señaló que la defensa de Segev estaba difundiendo rumores en los medios de que no había socavado la seguridad de Israel.

Sin embargo, Segev confesó durante las investigaciones que había proporcionado a sus operadores iraníes información muy precisa y sensible sobre los detalles de seguridad de estos funcionarios y otros. Esto incluía sus guardias, medios de transporte y alias utilizados en el extranjero.

Las fuentes dijeron que solo la coincidencia impidió el asesinato o el secuestro de una de estas figuras.

El jefe del Shin Bet Nadav Argaman se reunió con Barak la semana pasada y le advirtió sobre un complot iraní para asesinarlo.

También le informó que se le proporcionarían nuevos detalles de seguridad durante sus muchos viajes al exterior.

 Asharq Al-Awsat

Sin comentarios

Deje una respuesta