Una mujer miembro de una pandilla neonazi alemana fue encarcelada de por vida este miércoles, por su participación en los asesinatos de 10 personas durante una campaña de siete años de violencia por motivos raciales.

Beate Zschaepe, de 43 años, era parte del National Socialist Underground (NSU), cuyos miembros mataron a ocho turcos, un ciudadano griego y una mujer policía alemana, dictaminó el Tribunal Regional Superior de Munich.

Los jueces dijeron que ella llevaba “una culpa particularmente pesada” y le dieron la sentencia más dura al final de uno de los casos judiciales más observados en la historia de la posguerra en Alemania.

Zschaepe había negado cualquier conocimiento de los asesinatos durante el juicio de cinco años. Pero ella dijo más tarde que lamentaba no detener a dos miembros masculinos de la pandilla, Uwe Boehnhardt y Uwe Mundlos, acusandolos de llevar a cabo los asesinatos.

Esos hombres se suicidaron en 2011 cuando la policía descubrió la pandilla por casualidad.

 

Los fiscales dijeron que ella había desempeñado un papel clave detrás de la escena, planeando los asesinatos y arreglando dinero y coartadas.

Los asesinatos sacudieron a un país que creía haber aprendido las lecciones de su pasado. Un informe en 2014 dijo que la policía había “subestimado masivamente” el riesgo de violencia de extrema derecha y que una serie de pasos en falso habían permitido que la célula no se detectara.

APELACIÓN

“Este es un castigo justo por la serie de crímenes a sangre fría y sin precedentes de la NSU”, dijo el ministro del Interior de Baviera, Joachim Herrmann, en un comunicado.

Cinco de los diez asesinatos ocurrieron en Baviera, los ataques más violentos de su tipo en Alemania desde la matanza de dos décadas de la facción del Ejército Rojo, que terminó en 1991 y dejó al menos 34 muertos.
“Lo que hicieron los perpetradores no puede ser compensado. Las víctimas nunca serán olvidadas”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas. Dijo que Alemania necesitaba enfrentar la violencia racista con la diversidad y la fortaleza de la ley.

El abogado de Zschaepe, Mathias Grasel, dijo que apelaría el fallo del miércoles.

“¡El veredicto es incorrecto!”  dijo Grasel en un comunicado. “La condena por complicidad es legalmente insostenible. El hecho es que la Sra. Zschaepe no estuvo presente de forma demostrable en ninguna escena del crimen y nunca disparó un arma ni detonó una bomba”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía dijo que el juicio no había revelado la historia completa del asesinato de sus ciudadanos y las otras víctimas.
“Desafortunadamente, la decisión tomada hoy no ha revelado a los verdaderos criminales, los antecedentes de los asesinatos de NSU y la conexión entre el Estado profundo y la inteligencia en toda su extensión”, dijo, sin entrar en más detalles.

Zschaepe, vistiendo una bufanda morada y blanca y traje negro que hacía juego con su pelo negro, habló tranquilamente con su abogado en la sala de la corte antes de que se leyera el veredicto.

israelnoticias.com

Sin comentarios

Deje una respuesta