Son más de 400 los oficiales y soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) que participaron en la Operación Margen Protector en 2014 y devolvieron sus medallas, pidiendo el retorno de los restos de los soldados caídos retenidos por Hamás.

“Entregamos nuestras medallas que recibimos en la Operación Margen Protector hasta que nuestros hermanos vuelvan a casa. Sólo entonces sabremos que hemos finalizado la campaña”, escribieron en una carta dirigida al primer ministro israelí Benjamín Netanyahu.

“Nosotros, ex soldados que actualmente servimos como reservistas, nos alistamos sabiendo que existe un acuerdo no escrito entre el Estado y sus soldados de que defendemos las fronteras del Estado y sus ciudadanos, mientras que el Estado se preocupa por traernos a casa después de la guerra, vivos o no”, continúa el mensaje.

“El acuerdo no escrito entre los soldados, sus familias y el Estado está en prueba actualmente, cuatro años después de la Operación Margen Protector…sólo cuando ellos (Hadar Goldin y Oron Shaúl) regresen podremos finalizar la campaña”, finaliza el comunicado.

Más de 30 veteranos de las FDI que participaron en la Operación Margen Protector protestaron esta semana frente a la residencia de Netanyahu en Jerusalén, con motivo del cuarto aniversario de la operación militar contra Hamás en la Franja de Gaza.

La operación de siete semanas, que cobró la vida de 67 soldados de las FDI, seis civiles israelíes y más de 2.000 civiles palestinos y terroristas de Hamás y otros grupos de Gaza, fue lanzada tras el secuestro y asesinato de los tres adolescentes israelíes en manos de Hamás en Cisjordania.

Hamás ha retenido los restos del teniente Goldin y el sargento Shaúl por cuatro años. Goldin cayó el 1 de agosto de 2014, dos horas después de que la organización islamista acordara un cese al fuego, cuando los terroristas tendieron una emboscada desde un túnel subterráneo ubicado en una casa en el enclave costero. Tres soldados murieron en la emboscada y Goldin fue arrastrado a un túnel en la Franja de Gaza. Las FDI lo declararon muerto en acción.

Shaúl cayó el segundo día de la ofensiva terrestre cuando su vehículo blindado fue alcanzado por un misil antitanque en el barrio de Saja’iyya en la ciudad de Gaza.

El ejército israelí logró recuperar los restos de los otros seis soldados que murieron en el ataque, mientras que el cuerpo de Shaúl fue secuestrado por Hamás. La FDI lo declaró soldado caído cuyo lugar de entierro se desconoce, una definición que la familia se niega a aceptar.

La semana pasada, la familia Goldin rechazó la ceremonia oficial en honor a los soldados que murieron en combate durante la Operación Margen Protector. En el evento, Netanyahu dijo que el gobierno está “haciendo grandes esfuerzos” para que los cuerpos de los soldados sean devueltos junto con los dos civiles, Avera Mengistu e Hisham al-Sayed, retenidos por Hamás.

La organización terrorista ha intentado utilizar a los cuatro como moneda de cambio en las negociaciones para la liberación de presos.

 

 

Vía The Jerusalem Post / Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta