Tras una segunda evaluación psiquiátrica, se determinó que el asesino de la médica judía francesa, Sarah Halimi, “no era responsable de sus acciones”.

El presidente del Consejo de Representantes de las Instituciones Judías de Francia (CRIF), Francis Kalifat, protestó por la decisión de reconsiderar la cuestión de la idoneidad de Kobili Traore, ya que “el tribunal persiguió por iniciativa propia y no a pedido de su defensa”.

En enero, Traore fue determinado apto para enfrentar un juicio. Fue ingresado en un hospital psiquiátrico durante semanas después de su arresto en el asesinato de Halimi, en abril de 2017, a pesar de no tener antecedentes de enfermedad mental.

Pero un juez solicitó una segunda serie de pruebas, que determinó que el inmigrante de Malí no podía enfrentar un juicio, según informó 20 Minutes.

“No entendemos la determinación y el retraso que constantemente busca convertir a este asesino en una persona demente, cuando es un asesino cuya presunta detención ni siquiera oculta su odio antisemita”, escribió Kalifat.

Se realizará una tercera evaluación antes de que el tribunal finalmente tome una decisión. Traore, de 28 años, está acusado de torturar y matar a Halimi mientras gritaba por Alá y luego la arrojaba desde el balcón de su apartamento en París.

Las acusaciones de CRIF, que asegura que Traore cometió un crimen de odio, se suman como elemento agravado porque la omisión dichos cargos podrían ser un “encubrimiento”.

Testigos aseveraron que Traore llamó a Halimi un “demonio” mientras la golpeaba. La hija de la médica judía dijo, después del asesinato, que el nativo de Malí la había llamado a ella “hija de una judía sucia” dos años antes del asesinato, cuando se habían cruzado en su edificio.

 

Vía JTA

Sin comentarios

Deje una respuesta