Hace una hora que está ahí pero no llevaron un micrófono. Él quiere hablar pero así no se puede.

—Tiene razón.

El diálogo fue entre Alejandro Rúa, abogado del ex canciller Héctor Timerman y la jueza Gabriela López Iñiguez, presidenta del Tribunal Oral que iba a tomarle declaración indagatoria en la causa por la firma del memorándum de entendimiento con Irán. Pero no se pudo.

Timerman estaba en su casa para declarar por videoconferencia pero no se lo escuchaba. No había un micrófono personalizado, solo el de la computadora que tomaba la imagen. “No nos pidieron un micrófono ambiental”, contestó el técnico que estaba en la casa de Timerman ante el reclamo. “Pedimos el equipo adecuado para esta videconferencia”, le respondió la jueza. Después de poco menos de una hora de intentar que el sistema mejorase, el tribunal dio por terminada la audiencia que se retomó finalmente por la tarde.

Esta mañana, a las 9.30, cuando se había citado a las partes para escuchar a Timerman a través de una videonferencia desde su domicilio, el ex canciller manifestó: “Tengo problemas para respirar ahora”. Pero inmediatamente dijo que podía y quería declarar.

 

Sin embargo, cuando la jueza López Iñiguez le tomó los datos personales no se escuchaba ni se entendía lo que decía. “No se escucha nada. Hay que tener exégetas”, protestó Mariano Fragueiro Frías. A eso se sumó que en dos oportunidades la voz de Timerman –que por su cuadro de salud era pausada– fue tapada por los aviones que pasaban porque los tribunales están cerca del aeroparque de la ciudad de Buenos Aires.

Fue así que el tribunal decidió dar por terminado el acto y propuso ir a la casa de Timerman para concretar su declaración.

“Lo lamento, pero es día a día. Además de cáncer tengo otras enfermedades”, expresó Timerman quien aseguró estar en condiciones para recibir al fiscal y miembros del tribunal esta tarde.

En las primeras horas de la tarde, los jueces López Iñiguez y José Michilini, y el fiscal Marcelo Colombo fueron hasta el departamento del ex canciller para tomarle la declaración en persona.

Los abogados de las defensas y las querellas siguen la declaración por videoconferencia desde los tribunales de Comodoro Py. “Vamos a llevar un mejor equipo y va a quedar todo grabado”, prometió la jueza López Iñiguez.

Algunos abogados se fueron disgustados. “Es la causa más importante de los últimos años, la declaración se sabía hacía semanas y no llevaron un micrófono. Un papelón”, criticaban.

Timernan es uno de los 12 acusados, junto a la ex presidente Cristina Kirchner, el ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini, el dirigente social Luis D`Elia, el ex secretario general de la Presidencia Oscar Parrilli, el diputado nacional Andrés Larroque en el juicio oral por la firma del memorándum de entendimiento con Irán.

La imputación es porque a través de la firma del memorándum con Irán se quiso beneficiar a los iraníes acusados del atentado a la AMIA –ocurrido en julio de 1994 y que dejó 85 muertos- que tenían pedido de captura internacional para darles de baja a las detenciones vigentes por Interpol. Las defensas rechazan la acusación y sostiene que fue una decisión política no judiciable que buscaba destrabar la causa penal que no avanzaba.

El juicio todavía no tiene fecha de inicio pero el ex canciller pidió declarar antes por su grave cuadro de salud que atraviesa por un cáncer y otras afecciones. El Código Procesal lo permite y el tribunal lo aceptó. Citó para hoy a las 9:30 a las partes para escuchar a Timerman a través de una videonferencia desde su domicilio.

“Tengo problemas para respirar ahora”, dijo Timerman cuando se inició la declaración. Pero dijo que podía y quería declarar.

Sin embargo, cuando la jueza López Iñiguez le tomó los datos personales no se escuchaba ni se entendía lo que decía. “No se escucha nada. Hay que tener exégetas para entender”, protestó Mariano Fragueiro Frías, abogado de Zannini. A eso se sumó que en dos oportunidades la voz de Timernan –que por su cuadro de salud era pausada– fue tapada por los aviones que pasaban porque los tribunales están cerca del aeropuerto de la ciudad de Buenos Aires.

La jueza López Iñiguez pidió que se solucionen los problemas técnicos y pidió para que Timernan tenga un micrófono. Pero no había. Se puso la computadora más cerca del ex canciller pero tampoco no funcionó. Se seguía sin escuchar.

El tribunal decidió dar por terminado el acto y propuso ir a la casa de Timerman a tomar ahí la declaración. “Lo lamento pero es día a día. Además de cáncer tengo otras enfermedades”, dijo Timernan. Por esa situación, el abogado Rúa pidió consultar si por la tarde Timernan podía estar en condiciones de declarar. Dijo que sí y el tribunal irá con el fiscal Colombo a las 13:30 horas a la casa de Timerman. Solo los jueces y la Fiscalía porque Timernan aceptará, en esta instancia, preguntas de esas partes.

Las defensas podrán seguir la declaración desde la sala de audiencias de Comodoro Py con un mejor equipo de videconferencia.

Infobae

Sin comentarios

Deje una respuesta