El grupo terrorista islámico Hamás ordenó a sus miembros abstenerse de lanzar más cometas y globos incendiarios hacia Israel, luego de haber organizado ese tipo de ataques durante las últimas semanas, ocasionando centenares de incendios en los campos y bosques vecinos a la Franja de Gaza.

Hamás, que se adueñó de Gaza en 2007, también está haciendo esfuerzos para que otras pandillas se abstengan de lanzar esas cometas. Sin embargo, miembros de la unidad de globos incendiarios anunciaron que seguirán lanzando artefactos incendiarios hacia Israel.

“Nosotros no recibimos órdenes de nadie y continuaremos nuestra resistencia pacífica hasta que se cumplan nuestras demandas y se levente el bloqueo a Gaza. Cuando peor sea el bloqueo, mayor la cantidad de incendios y mayores las distancias que alcanzarán”, expresaron en un comunicado.

La decisión táctica de Hamás de detener los ataques con cometas y globos proviene a de la intensa presión que está ejerciendo Egipto sobre la organización terrorista en los últimos días, como así también por los mensajes transmitidos a Gaza a través de otras fuentes de que la continuación de los ataques incendiarios podrían provocar una campaña militar israelí en la Franja.

Egipto ha decidido dar a Hamás unos días de ultimátum para que detenga o al menos reduzca en forma significativa los lanzamientos de globos incendiarios tras la insistencia de Hamás de que no los puede detenerlos de golpe.

“Hamás no puede detener los globos porque eso socavaría su posición frente a los habitantes de la Franja de Gaza y frente a sus propios simpatizantes. Lo verían como una rendición; y por lo tanto, debe hacerse en forma gradual”, explicó una fuente de Gaza al diario Yediot Aharonot.

Otro problema que tiene el grupo terrorista es que su dirigencia en el exterior le informó al liderazgo local en Gaza que no puede seguir financiando la llamada “Marcha del Retorno”, que se estima que ya le ha costado decenas de millones de shekels. Además de la organización de las protestas, Hamás se ha comprometido a entregar dineros a las familias de los muertos y a los miles heridos en los enfrentamientos en la frontera.

Tras el cierre del paso fronterizo de Kerem Shalom al abastecimiento de combustible y gas, se ha registrado un aumento de los precios en la Franja bajo el telón de fondo de los temores a una crisis energética. En Gaza se estima que para el jueves el suministro de gas en el enclave costero se habrá agotado por completo.

Sin embargo, el anuncio israelí de que el paso fronterizo de Kerem Shalom permanecerá cerrado hasta el domingo tiene como intención señalar a la Franja que Israel aún está dispuesto y prefiere dar la oportunidad para calmar las tensiones, antes que lanzarse a una nueva escalada de violencia.

La limitación del cierre del paso fronterizo, así como la prórroga que Egipto le ha dado a Hamás para detener los ataques incendiarios, indican la estrecha coordinación con Israel en los esfuerzos por calmar la situación.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta