Hoy se cumplen 24 años del mas grande y trágico atentado que sufrió la Argentina como país y la comunidad judía en su conjunto.

Cuando uno recuerda momentos vividos y los ve reflejados en los videos que cada 18 de Julio ( ni un día antes ni un día después) se difunden en algunos medios, parecería que esto no sucedió aquí, que fue en algun país de Europa, Israel o EEUU, pero no acá, en el Once.
Hay una frase que yo no había escuchado antes del atentado, y es que “el olvido mata dos veces”. Tengo la sensación que se comenzó con la cuenta regresiva.  Un dirigente de la comunidad me dijo en estos días “el acto pasó a ser algo folklórico”, la gente va pero casi ni influye en ninguna decisión que se tome ni a nivel nacional y menos internacional.
En los primeros años “se paraba el país”, cada acto era tomado casi como una medición del gobierno de turno, las semanas anteriores de lo único que se hablaba era de que si iba o no iba el presidente, si lo silbaban o no y que le iba a decir ese día al gobierno quien representara a los familiares de las víctimas.
Tambien los primeros años se hacían noticieros enteros desde Pasteur, se montaba un set de televisión casi sobre los escombros o lo que quedaba del edificio. “Telenoche” con Mónica y Cesar transmitían desde allá.
¿Quién no escuchó el nombre de Sebastian Barreiro, de Yanina Averbuch, también de las mamás como Sofía Guterman o los papás como Luis Czyzewski?
Luego, las consecuencias, cuando Laura Ginsberg (la esposa de Kuky) dijo con valentía en su discurso  “El ministro del Interior sigue sin ocuparse de la seguridad de los argentinos. Sólo se ocupa de batir los récords semanales de repudio de atentados y amenaza”. 
La falta de respuestas generó la grieta tambien en los familiares, por razones ideológicas en algunos casos, en otros por querer seguir creyendo, en todos por la falta de respuestas.
Y así se sucedieron los actos, los años, los discursos. Por ese escenario han pasado todos los conductores de la televisión argentina, los periodistas mas destacados del mundo, políticos internacionales, artistas, y cada uno de los familiares de las 85 víctimas que cada 18 de Julio a las 9.53 volvemos a recordar y estremecernos con el sonido de la sirena
Hoy es 18 de Julio de 2018, tambien se realizó el acto, lo condujo un periodista destacado de la televisión, habló un político de primer nivel internacional y el presidente de la AMIA hizo el correspondiente reclamo.
No hay un solo detenido y no hay un mínimo indicio que eso suceda. El atentado a la Amia no tiene culpables. Y hoy los canales de noticias de la televisión argentina apenas hicieron mención de que en Pasteur 633 había un acto bajo una tenue llovizna, se pedía justicia y ante cada nombre de las 85 víctimas, la gente gritaba ¡Presente! sin importarle que, cada vez, el grito se escucha menos.
Gustavo Szpigiel 
Director

Sin comentarios

Deje una respuesta