La Fundación BAMA, con el apoyo de la Agencia Judía para Israel, la Federación de Escuelas Judías Argentinas y la Embajada de Israel en Argentina, se encuentra desarrollando el Congreso Latinoamericano de Educadores de Instituciones Judías con el objetivo de centrarse en la educación del siglo XXI.

El congreso comenzó el lunes 16 de julio en una jornada de reflexión que realizaron, en conjunto con la DAIA, acerca del 24 aniversario del Atentado a la AMIA y el miércoles realizaron un encuentro organizado entre el Ministerio de Educación de la Nación y la Embajada de Israel en nuestro país para hablar en el uso de la tecnología en el sistema educativo israelí.

Hoy, jueves, en el Colegio Scholem Aleijem se llevo adelante una jornada en la que morin y morot (maestros y maestras) fueron parte de conferencias, workshop y charlas grupales en la que disertantes del ámbito latinoamericano se refirieron a diversos temas relacionados con la educación y la forma de transmitirle el conocimiento a los niños hoy, en un mundo más globalizado que va avanzando rápidamente. Para eso invitaron a destacados profesores de distintas universidades como la Dra. Lila Pinto, MG. Luciana Alonso, Dr. Yehuda Bar Shalom, Dr. Isabelino Siede, Dra. Edith Kimchi, Magdalena Fleitas, Dr. Yacob Dayan, Dr. Gabriel Berger, MG. Dafna Gittler de Saslavsky, Dr. Yosi Goldstein, Lic. Daniel Yofe, MG. Silvia Dubrovsky, Dra. Gabriela Krichesky, Lic. Lilian Kurzrok, ESP.Susana Ardnt, ESP.Karina Pincever, MG. María José Sabelli, MG.Anabel Calvo, Lic. Jaia Barylko, Prof. Verónica Kovacic, Mg. Francisco Anello, Mg. Ester Malbergier, Lic. Kevin Levin, Lic. Diego Chama, Lic. Sofía Weinmann y el Rabino Nicolás Reck.  Mañana finalizará el congreso de educadores en el Colegio Tarbut en el barrio de Belgrano.

La directora ejecutiva de BAMA, Lic. Estela Kalinsky dialogó en exclusiva con VIS a VIS con relación a este congreso: “Estamos convencidos que este Congreso de Educación que se enmarca en una semana a la cuál llamamos estímulos para la innovación a la Red Escolar Judía y Nacional es un hito en el desarrollo de BAMA, tanto a nivel comunitario como a nivel nacional. Para nosotros pensar y diseñar cómo será la escuela del siglo XXI es un desafío enorme que tenemos que compartir con aquellos que son los actores de la comunidad educativa”. 

En el acto de apertura, Gustavo Rochman, director de la Sojnut para Argentina y el Cono Sur, quien el viernes finaliza su etapa profesional al frente de la Agencia Judía para Israel en nuestro país luego de tres años, felicitó a BAMA, que luego de una transición “muy significativa” ya que de “ser un hijo prodigio de la Agencia Judía para Israel, pasó a ser una institución comunitaria”, y además remarcó: “Bama no debe posicionarse como competencia, sino como alternativa”. 

En este sentido, el presidente de la Fundación BAMA, Sergio Brukman comentó que la institución se puso “la vara muy alta” este año por que además de las actividades que realizan habitualmente se propusieron hacer una actividad anual, el Congreso de Educación. En su discurso subrayó: “Todos sabemos que la educación sin los morim no es posible”. 

La directora ejecutiva de BAMA le dijo a este medio cuáles son los desafíos que enfrenta la educación en el siglo XXI: “Hay que preparar a los jóvenes para un futuro que es incierto. Un chico que hoy ingresa al jardín de infantes va a terminar, dentro de 18 años, es un mundo en el cuál nosotros desconocemos. Es ir creando necesidades y capacidades necesarias para que puedan enfrentarse al mundo, para que sea auto-crítico, para que pueda tener esas habilidades que los van a obligar a tener distintos trabajos a lo largo de su vida, y manejarse con la tecnología, no como un recurso, sino como parte de su vida”. 

Por último, el representante de la Federación de Escuelas Judías en Argentina (FEJA), Ingeniero Falcón se preguntó: “¿Podemos convertirnos en el pueblo de la tablet y de las aplicaciones siendo el Pueblo del Libro”?, y agregó: “Debemos forjar una identidad judía sólida y formar a jóvenes para que esten preparados para afrontar los cambios socio-culturales, que en general, van más rápido que las currículas escolares”.

Sin comentarios

Deje una respuesta