En uno de los salones del edificio de Digital House en la zona de Constitución, la Organización Sionista Argentina (OSA) y la Organización Sionista Mundial llevaron adelante una charla que realizó Ernesto Pesochinsky, ingeniero electrónico recibido en la UTN en Córdoba, quien tras graduarse hizo Aliá; hace ya 34 años que se encuentra viviendo en Tel Aviv, pero hace cinco años trabaja como director para América Latina de la empresa israelí Mobileye que fue comprada por Intel hace un año atrás.

En un charla muy interesante en la que participaron muchos jóvenes interesados en escuchar más acerca de los vehículos del futuro. El ingeniero comentó que la automotriz BMW, Intel y Mobileye firmaron un acuerdo, que en 2021, la empresa alemana de autos producirá el primer vehículo autónomo que no será conducido por personas, sino que el propio auto con la tecnología desarrollada por la empresa israelí permitirá que no se necesite un conductor para llegar a un destino.

Mobileye fue fundada por el Profesor. Ammon Shashua y Mr. Ziv Aviram en 1999 en Jerusalén, Israel. Esta startup que buscaba a través del uso de la tecnología mediante cámaras, que hoy son los ojos de los nuevos autos autónomos que está desarrollando la empresa junto a Intel: lo que harían es no solo mejorar el manejo de los automovilistas sino también crear un auto que pueda ser manejado sin la necesidad de tener una persona al volante a través de aparato que fue desarrollado por ingenieros israelíes y, además,  está tecnología le permite al auto tomar decisiones en base a las situaciones de tránsito que se van presentando.

Recién en 2016, 17 años después de su fundación, Mobileye creó el primer auto semi-autónomo que, en ese momento solo se podía utilizar en autopistas no en la ciudad. En 2017, una de las empresas más grande del mundo que desarrolla, diseña y fábrica circuitos integrados para la industria decidió romper el chanchito y comprar a la empresa israelí en 15.300 millones de dólares convirtiéndose así en la mayor adquisición de la historia de una compañía israelí, hasta el momento.

Según el Centro de Experimentación y Seguridad Vial Argentina (CESVI), el 89,5% de los siniestro viales son a causa del error humano y una de las principales fallas del conductor son el querer pasarse de carril con un 44%.  Con respecto a esta realidad que vive Argentina y el mundo entero con relación al error humano en accidentes de tránsito, Pesochinsky aseguró que los vehículos Mobileye no solo permitirían reducir los accidentes de tránsito provocados por causas humanas en un 99.9% sino que también mejoraría la forma de conducir: “El coche autónomo busca mitigar los accidentes de tránsito por errores humanos”.

Hoy la empresa israelí tiene más de 1700 empleados y se encuentra desarrollando en Jerusalén, el Campus Mobileye, donde le permitirá a la empresa poder probar todos los vehículos autónomos que vaya desarrollando para ir mejorando la tecnología de este dispositivo, que posee una cámara incorporada, que se coloca en el parabrisas del auto y que le permite al vehículo tener una visual de lo que está sucediendo a 360 grados alrededor suyo y a través del programa ADAS le permite alertar de situaciones peligrosas que pueden estar ocurriendo mientras el vehículo está conduciendo.

 

Sin comentarios

Deje una respuesta